Zoom

Rubalcaba cita el Evangelio en el Congreso

Según relata el diario ABC, un debate parlamentario sobre las conclusiones del último Consejo Europeo también puede tener un punto divertido, pese a su aridez aparente. Ha ocurrido este miércoles cuando Alfredo Pérez Rubalcaba ha querido citar un versículo del Evangelio según San Mateo, se ha liado, lo ha hecho mal, le han corregido los diputados del PP y encima ha explicado con humor que él no es “Pepe Bono”.

El jefe de la Oposición se refería a la ya famosa declaración que hizo el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, el 2 de agosto de 2012, cuando en plena crisis profunda en la zona euro, y en concreto en países como España, al borde del rescate, señaló que el euro 2es irreversible» y anunció medidas no convencionales. Desde entonces, la prima de riesgo empezó a bajar y ya nada fue tan malo.

En ese momento, Rubalcaba se lanzó. No aludió al Evangelio, sino a “Pepe Bono”, el expresidente del Congreso y exministro de Defensa, que según él diría “una palabra mía bastará para sanarme”. Se lió, porque evidentemente no es así. Los diputados del PP le hicieron ver que lo decía mal, y él intentó corregir dos veces, hasta que llegó a la formulación correcta: «Una palabra tuya bastará para sanarme».

Hubo aplausos y Rubalcaba se justificó: «No soy Pepe Bono. Bastó una palabra de Draghi para que la prima de riesgo empezara a caer en todo el sur de Europa poco a poco». Y luego miró a la bancada del PP y agradeció su ayuda: «Me ayudan a corregir mis errores evangélicos».

Los versículos de San Mateo son así: "Entrando Jesús en Capernaum, vino a él un centurión, rogándole, y diciendo: Señor, mi criado está postrado en casa, paralítico, gravemente atormentado. Y Jesús le dijo: Yo iré y le sanaré. Respondió el centurión y dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente dí la palabra, y mi criado sanará". También San Lucas se refiere a ese episodio, que se recuerda en misa cuando los feligreses dicen: "Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme".



Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?