Vaticano

El Vaticano niega que los restos de San Pedro estén en una tumba olvidada como aseguran investigadores

San Pablo VI anunció en 1968 que las "reliquias" de san Pedro habían sido "identificadas de una manera que podamos considerar convincente"

Relicario encargado por San Pablo VI para contener fragmentos de huesos que se cree pertenecen a San Pedro Apóstol / Foto del CNS.
photo_camera Relicario encargado por San Pablo VI para contener fragmentos de huesos que se cree pertenecen a San Pedro Apóstol / Foto del CNS.

Tres investigadores italianos han concluido en un estudio que los restos del Apóstol San Pedro, el primer Papa, no estarían enterrados debajo de la Basílica de San Pedro sino en una tumba olvidada en las catacumbas debajo del Mausoleo de Santa Elena, después de ser trasladados de la ladera del Vaticano durante las persecuciones anticristianas en el siglo III. 

El artículo titulado "La búsqueda de la memoria de San Pedro ad catacumbas en el área del cementerio ad Duos Lauros en Roma", resume su investigación, publicado en la revista Heritage. 

Estas investigaciones han sido calificadas de "conjeturas" y un destacado experto en arqueología cristiana y miembro de la Comisión Pontificia de Arqueología Sagrada dijo a Vatican News que la hipótesis de los investigadores era "inaceptable".

Por su parte, los investigadores sugirieron que los arqueólogos podrían "validar" sus hallazgos con nuevas excavaciones, informa Angelus News.  

La decisión de San Pablo VI

Si bien los eruditos están seguros de que la antigua tumba de San Pedro estaba ubicada en la colina del Vaticano donde murió mártir y donde Constantino ordenó que se construyera una basílica, sus restos han sido una fuente de mucha controversia y misterio.

San Pablo VI anunció en 1968 que las "reliquias" de San Pedro habían sido "identificadas de una manera que podamos considerar convincente", después de que se descubrieron huesos tras las excavaciones de la necrópolis debajo de la Basílica de San Pedro, que comenzaron en la década de 1940 cerca de un monumento erigido en el siglo IV en honor a San Pedro.

El Papa hizo colocar cajas de las reliquias debajo del altar principal de la basílica y en su capilla privada en el Palacio Apostólico. Los científicos han confirmado que los restos son los de un hombre robusto de 60 a 70 años, según Vatican News.

Tumba venerada por los primeros cristianos 

Por su parte, Vincenzo Fiocchi Nicolai, profesor Titular de Arqueología Cristiana y Medieval del el Pontificio Instituto de Arqueología Cristiana del Vaticano aseguró que el emperador Constantino no se habría encontrado con tantos problemas logísticos para construir la Basílica de San Pedro a principios del siglo IV "si no hubiera dependido de la presencia de los restos venerados" debajo, donde la tumba del santo había sido venerada desde los primeros tiempos cristianos". 

Nicolai señaló a Vatican News que el razonamiento de los autores para postular que los restos de San Pedro estaban en otro sitio son "acrobáticos y, de hecho, no se basaba en nada".

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?