Diócesis

La comunidad parroquial de San Jacinto explica los motivos que llevan a la desaparición del ficus

Hacen desaparecer el árbol del centro por una cuestión de inseguridad

photo_camera Parroquia de San Jacinto, en el barrio de Triana

Estos días está siendo noticia el ficus situado en la parcela de la Parroquia de San Jacinto, en el barrio de Triana, que está generando, desde hace varios años, una situación de inseguridad que ha obligado a la comunidad parroquial a adoptar una serie de medidas que desembocarían en la desaparición del árbol.

Decisión refrendada por la junta de distrito de Triana

Ante la repercusión que esta situación ha generado, la comunidad parroquial de San Jacinto ha publicado en su perfil de facebook una serie de consideraciones. En primer lugar, destacan que “todas las decisiones y gestiones que han recaído sobre nuestro párroco Fray Javier Rodríguez, han sido avaladas y apoyadas por este consejo”. Además, se recuerda el refrendo casi unánime de la junta de distrito del barrio de Triana a las decisiones tomadas en el seno de la comunidad parroquial: “dieron el visto bueno a este proceso, con 18 votos a favor y la única abstención de Podemos. Por lo que -añaden- resulta anecdótico que estemos escuchando en los medios que se manifiestan los vecinos de Triana, cuando el mayor porcentaje de manifestantes son pertenecientes a asociaciones o entidades foráneas a este barrio de Triana”. Al respecto se subraya que “nadie más que los miembros de esta comunidad parroquial sentirán la desaparición de este árbol que nos ha acompañado gran parte de nuestra existencia”.

“Crece de forma desmesurada en el lugar menos adecuado”

Mirando al pasado, se lamenta la decisión de sembrar este tipo de árbol en este lugar, “lógicamente ignorando que este espécimen tendría la evolución que hoy conocemos y que a todas luces se ha convertido en un cáncer (que igualmente es una entidad viva) que crece de forma desmesurada en el lugar menos adecuado, aunque algunos sigan pensando que es como un bonsái que podemos manejar a nuestro antojo con el cuidado necesario”.

No es esta una preocupación nueva para la comunidad trianera. En el citado mensaje se recuerdan los años que llevan buscando distintas soluciones a esta realidad, “aunque para algunos sea un tema novedoso y otros crean que ha habido despreocupación por parte de la propiedad, e independientemente del sobrecoste económico que supone el mantenimiento de este ejemplar y que obligatoriamente se ha de detraer del mismo fondo que se ha de dedicar a lo que es el sentido de nuestra labor social”. “Nadie, ni técnicos ni profanos sensibles y amantes de la naturaleza, pueden asegurar, con un grado de seguridad suficientemente asumible, que a pesar de mantener los cuidados necesarios este árbol no vaya a seguir creciendo en profundidad por su enraizamiento (y provocando daños estructurales a la iglesia, al muro de contención, e incluso a la calle y bloques colindantes) y que pueda seguir desprendiendo ramas de forma arbitraria (como ha sucedido con otros ejemplares similares, teóricamente bien cuidados) que puedan ocasionar nuevas desgracias personales como las ya ocasionadas, o incluso peores”, añaden.

Desde la comunidad parroquial de San Jacinto se pone a las personas “en primer lugar”, así como “a un edificio que ya llevaba más de 200 años aquí, cuando un desconocedor de la materia se le ocurrió sembrarlo en este espacio”.

Finaliza el comunicado agradeciendo a “todas las personas que durante estos días se han manifestado junto a la parroquia su ejemplar comportamiento, y nuestro máximo respeto por los ideales que mantienen y que hacemos nuestro, lamentando que en esta ocasión nos veamos obligados a discrepar, quizás porque en esta ocasión el problema está en la puerta de nuestra casa, por lo que también les rogamos se pongan en nuestro lugar”.

Antonio Muñoz: “La seguridad es prioritaria”

Por su parte, el alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, aludió ayer a esta situación desde su perfil en twitter. Comenzó afirmando su tristeza por la situación creada, y apuntó que “nadie deseaba llegar a esta situación”. No obstante, compartió la preocupación de la iglesia y manifestó su “respeto por su decisión técnica sobre el ficus de San Jacinto dado el gran riesgo para los viandantes y la estructura del edificio. La seguridad  -concluyó- es prioritaria”.

Como el alcalde destaca en su tuit, se trata de “un tramo de San Jacinto con mucha afluencia de peatones y es zona de paso tanto para el colegio, con cientos de niños, como para la iglesia a la que entran muchas personas todos los días. Una decisión -añade- difícil y triste para la ciudad y el barrio”.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable