Mundo

Mensaje conjunto de los patriarcas de Jerusalén para celebrar la Pascua de Resurrección

A pesar del "estallido repentino de violencia y guerra, el regalo de la Resurrección no está destinado a un grupo pequeño y selecto"

Los patriarcas de Jerusalén.
photo_camera Los patriarcas de Jerusalén.

Todos los patriarcas y líderes de las distintas confesiones de Jerusalén han escrito una carta conjunta en la que hacen un llamamiento a celebrar la Pascua de Resurrección. 

"Es esencial que nuestra celebración de Pascua no sea simplemente la conmemoración de un solo día, aunque cambie una época en la historia. También debe ser para nosotros un momento para volver a dedicarnos al llamado de Cristo de pasar el Fuego Sagrado de la gracia divina de Dios a aquellos que necesitan esperanza, tanto lejos como cerca", dicen los patriarcas en la misiva.

Significado profundo de la Resurrección 

Añaden además que "solo de esta manera podemos realizar plenamente el significado más profundo de la Resurrección de Cristo, ya que su mensaje transformador de paz y reconciliación se extiende a los cuatro rincones de la tierra, comenzando desde Jerusalén". 

Recuerdan así mismo que, a pesar de "los efectos persistentes de la pandemia, el estallido repentino de violencia y guerra, y el aumento de la injusticia y la opresión en todo el mundo", el regalo de la Resurrección no está destinado a un grupo pequeño y selecto. "Como el mismo Resucitado dejó claro inmediatamente, esta esperanza de una vida nueva debía ser compartida con todos", expresan. 

Jerusalén, la Ciudad Santa 

La carta dice así: 

"Pero los hombres les dijeron: "¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? ¡Él no está aquí, sino que ha resucitado!" (Lucas 24:5b) Nosotros, los Patriarcas y Jefes de las Iglesias en Jerusalén, extendemos nuestros alegres saludos de Pascua desde Jerusalén, la Ciudad Santa de la Resurrección, tanto a nuestras congregaciones locales como a los fieles cristianos de todo el mundo.

Como el ángel declaró a las mujeres que habían ido a la tumba de Cristo para llorar: “¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? ¡Él no está aquí, sino que ha resucitado!” En su vida terrenal, Jesús proclamó a quienes lo rodeaban: “Yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia” (Juan 10:10).

A través de su sufrimiento, muerte y resurrección, Cristo hizo esto posible rompiendo los lazos del pecado y la muerte, abriendo para todos los que vienen a él en la fe una forma de vida nueva y espiritualmente abundante.

Una esperanza de vida compartida por todos 

Como afirmó más tarde el apóstol Pablo: “Así como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en una vida nueva” (Rom 6, 4b). Sin embargo, este regalo no estaba destinado a un grupo pequeño y selecto. Como el mismo Resucitado dejó claro inmediatamente, esta esperanza de una vida nueva debía ser compartida con todos: cuando se apareció a sus discípulos en la noche del día de Pascua, los saludó con las palabras: “La paz sea con vosotros. Como me envió el Padre, así os envío yo” (Juan 20:21).

Así, desde el principio, nuestro Señor encargó a sus Apóstoles que difundieran su mensaje de arrepentimiento y perdón divino a través de la esperanza encendida en su Resurrección sin ansiedad ni temor. De ello se deduce que, así como el Fuego Santo que emerge cada año de la Tumba Vacía se comparte con multitudes en toda la tierra, también nosotros estamos llamados a ser testigos audaces de la gracia transformadora de Dios en Cristo Jesús para todo el pueblo de Dios, tanto de palabra y obra.

Estallido repentino de violencia y guerra

Este testimonio cristiano es aún más apremiante ante los efectos persistentes de la pandemia, el estallido repentino de violencia y guerra, y el aumento de la injusticia y la opresión en todo el mundo. Por lo tanto, es esencial que nuestra celebración de Pascua no sea simplemente la conmemoración de un solo día, aunque cambie una época en la historia.

También debe ser para nosotros un momento para volver a dedicarnos al llamado de Cristo de pasar el Fuego Sagrado de la gracia divina de Dios a aquellos que necesitan esperanza, tanto lejos como cerca. Solo de esta manera podemos realizar plenamente el significado más profundo de la Resurrección de Cristo, ya que su mensaje transformador de paz y reconciliación se extiende a los cuatro rincones de la tierra, comenzando desde Jerusalén.

En esta Pascua, hacemos un llamado a los fieles de todo el mundo para que guarden todas estas cosas en sus corazones y mentes mientras intercambiamos una vez más el gozoso y antiguo saludo cristiano: "¡Cristo ha resucitado! (Al Maseeh Qam! Christos Anesti! Christos harjav i merelotz! Pikhirstof aftonf! Christ est Ressuscité! Cristo è risorto! Christus resurrexit! Meshiha qam! Christos t'ensah em' muhtan! Christus ist auferstanden!) ¡Él ha resucitado, en verdad! ¡Aleluya!"

Los Patriarcas y Jefes de Iglesias en Jerusalén. 

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?