Las cinco noticias más positivas del catolicismo en 2022 en medio de un año sombrío

John L. Allen, editor del diario La Croix: "Para muchos católicos, el ejemplo de sus hermanos en Ucrania ha tenido un impacto especial"

El padre Rostyslav Vysochan, capellán militar, celebra una liturgia con soldados en un lugar no revelado de Ucrania. (Foto CNS:Producción Voznyak)
El padre Rostyslav Vysochan, capellán militar, celebra una liturgia con soldados en un lugar no revelado de Ucrania. (Foto CNS:Producción Voznyak)

John L. Allen Jr. editor del diario independiente La Croix especializado en la cobertura del Vaticano y la Iglesia Católica, ha realizado un exhaustivo análisis de las cinco noticias más positivas de la Iglesia Católica en 2022, en medio de un año "sombrío", según califica. 

En un artículo publicado en La Croix, que recoge Angelus News, Allen relata: "En los últimos 12 meses, la crisis de abuso sexual clerical ha seguido agotando los recursos y la moral de la Iglesia, las deserciones del catolicismo han continuado en gran parte del mundo desarrollado, los intentos del Papa de reformar el Vaticano han seguido planteando tantas preguntas como respuestas y las dolorosas divisiones políticas y teológicas han seguido enfrentando a católicos contra católicos. Además, desde Hong Kong hasta Nigeria y Eritrea, la persecución de los cristianos, incluidas las principales figuras católicas, ha continuado a buen ritmo sin que se vislumbre un final". 

Sin embargo, en medio de estos sinsabores para la Iglesia Católica, como hace 2000 años, al lado de historias de desesperanza, hay otras llenas de esperanza. Allen analiza estas cinco historias positivas. 

El ejemplo de la Iglesia en Ucrania

Para muchos católicos, el ejemplo de sus hermanos en Ucrania ha tenido un impacto especial, según el análisis de Allen. "Si a pesar de todos sus males y malestares, la Iglesia aún puede inspirar coraje y fidelidad, entonces hay esperanza para todos nosotros, y si esta no es una dosis de buenas noticias de un año sombrío, ¿cuál es?", señala el editor de La Croix. 

Así, Allen explica algunos ejemplos de ese coraje de la Iglesia católica griega de Ucrania, la más grande de las 23 iglesias orientales en comunión con Roma. Fue la iglesia más mártir del mundo en términos porcentuales durante la era soviética, y nuevamente hoy está pagando un precio. A mediados de noviembre, dos sacerdotes católicos griegos fueron arrestados por las fuerzas rusas en el sureste de Ucrania y, según el arzobispo Shevchuk, están siendo “torturados sin piedad” para obtener confesiones bajo coacción.

 El arzobispo mayor Sviatoslav Shevchuk de la Iglesia católica griega ucraniana en Kiev, no ha dejado de apoyar e inspirar a sus hermanos en la fe, desde la invasión rusa el 24 de febrero de 2022.

“¡El Señor está con nosotros. La Iglesia está con su pueblo. La Iglesia de Cristo lleva el Salvador eucarístico a quienes atraviesan momentos críticos de su vida, que necesitan la fuerza y ​​la esperanza de la Resurrección”, son algunas de las incesantes palabras del arzobispo durante todo este año. 

También, el obispo auxiliar Jan Sobilo de Zaporizhzhia ha estado viajando al frente una vez por semana para llevar alimentos y suministros médicos a los más necesitados. 

La Iglesia católica griega de Ucrania ha extendido su movilización incluso fuera de las fronteras del país, estableciendo un centro de bienvenida, por ejemplo, en la ciudad polaca de Przemysl para brindar alivio temporal a los millones de ucranianos que han huido a través de la frontera desde que estalló la lucha. 

 

La Iglesia católica griega no está sola en su heroísmo. El clero y los laicos de las iglesias ortodoxas de Ucrania, así como los seguidores de otras religiones y personas sin ninguna afiliación religiosa, también han arriesgado sus vidas para apoyar a las víctimas del conflicto.

Vidas en servicio a los demás 

El editor de La Croix menciona que en todo el mundo, existen legiones de religiosos y católicos que ponen el Evangelio en acción, día tras día, y lo siguen haciendo durante toda su vida. "Puede que no lleguen a los titulares, pero ciertamente dan forma a la historia", afirma. 

En concreto, Allen destaca la vida de tres religiosos:  el franciscano Dionysius Mintoff, la hermana benedictina Pierre Vorster y la hermana carmelita Mary Theonilla. 

 Cuando el Papa Francisco hizo un viaje breve y relativamente tranquilo a Malta en abril, uno de sus anfitriones era un sacerdote franciscano de 90 años llamado Padre Dionysius Mintoff, fundador y líder de una institución llamada "Laboratorio de Paz Juan XXIII" en Malta que hoy acoge a los migrantes y aboga por la justicia social.

El Padre Mintoff es un símbolo viviente de la forma en que miles de religiosos católicos, tanto hombres como mujeres, derraman silenciosamente sus vidas en el servicio.

La imagen del pontífice, que entonces tenía 85 años, abrazando al padre Mintoff, de 90 años, y luego los dos saliendo para saludar a un enjambre de migrantes y refugiados, fue una de las imágenes papales icónicas de 2022.

También la hermana benedictina Pierre Vorster, quien cumplió 100 años en marzo pasado. Ha estado en el Monasterio de Santa Escolástica desde 1937, cuando tenía 15 años, y ha educado a tres generaciones de mujeres jóvenes. Vorster también jugó un papel decisivo en el lanzamiento del "Proyecto Compasión", que garantiza que las personas visiten a los ancianos en los hogares de personas mayores del área. 

En Sri Lanka, la hermana carmelita Mary Theonilla también celebró su cumpleaños número 100 en diciembre. Tomó sus votos hace 75 años y ha dedicado su vida a servir a los pacientes con cáncer, alimentar a los hambrientos y ministrar a las víctimas del conflicto armado, e insiste en que a través de todo ello ha sentido “el amor de Dios en abundancia”.

Fe y cine 

A pesar de toda la publicidad negativa que rodea al catolicismo en 2022, sin embargo, fue un buen año para las representaciones de la fe en el entretenimiento popular. "Porque algunas vidas de creyentes individuales, ya sean reales o imaginarios, todavía inspiran respeto y cariño durante año", señala Allen. 

Por ejemplo, el actor Mark Wahlberg protagonizó la película biográfica “Father Stu”, basada en la historia real del padre Stuart Long de la diócesis de Helena, Montana, un ex boxeador que se convirtió al catolicismo y se hizo sacerdote. 

También este año, el actor Shia LaBeouf interpretó el papel del Padre Pío en una película del mismo nombre, dirigida por el veterano cineasta Abel Ferrara. Aunque la película obtuvo solo críticas mixtas, LaBeouf se sintió tan conmovido por la experiencia, que incluyó vivir durante un tiempo en un convento capuchino para prepararse para el papel y se convirtió al catolicismo.

Incluso en Inglaterra, donde burlarse del catolicismo a veces puede ser un deporte de interior popular, 2022 nos dio la serie de la BBC "Sister Boniface" sobre una monja ficticia que lucha contra el crimen con un doctorado en ciencia forense. 

Crecimiento en el número de católicos 

A pesar de que llegan noticias de personas que abandonan el catolicismo en Europa y Estados Unidos, lo cierto es que en 2022 ha aumentado el número de católicos. 

2020, el último año del que se dispone de estadísticas fiables, mostraron que el catolicismo sumó 16 millones de nuevos miembros, más que toda la población católica de Canadá. Hoy, los católicos representan un impresionante 17.7% de todos en la tierra. 

La gran mayoría de este crecimiento está fuera de la esfera occidental. La población católica creció en África y Asia en 2020 , un 2,1% y un 1,8%, respectivamente. La proporción de católicos del mundo que viven en África ha aumentado constantemente en las últimas décadas. Solo África se disparó de 1,9 millones en 1900 a 130 millones en 2000 y a un estimado de 236 millones en la actualidad, lo que representa casi el 20% del total mundial. Para tomar solo un ejemplo, solo Filipinas registró la mayor cantidad de bautismos católicos en el mundo con 1.603.283, considerando tanto a niños como a adultos. 

La conclusión es que el catolicismo no se está reduciendo, incluso si su centro de gravedad está cambiando, y 2022 demostró que su crecimiento global no ha terminado. 

La ayuda humanitaria de Cáritas 

A lo largo de 2022, como en tantos otros años, la Iglesia Católica ha sido, con mucho, el proveedor más grande y más comprometido de ayuda humanitaria para migrantes y refugiados. Desde la frontera entre Estados Unidos y México hasta los corredores de migrantes entre Polonia y Ucrania, y en tantos otros lugares, la Iglesia se encuentra en las periferias y se acerca a los necesitados.

A lo largo de 2022, Caritas, la organización benéfica católica mundial, sirvió a innumerables millones de migrantes, refugiados y desplazados internos en los entornos más dispares.

"Independientemente de lo que digan los expertos o los intelectuales, las personas más desesperadas del mundo generalmente experimentaron a la Iglesia Católica en 2022 como una fuerza masiva para el bien", concluye Allen. 

Video del día

Tellado: "Lo han dejado claro en el Parlament.
Lo volverían a hacer, lo volverán a hacer"
Portada
Comentarios
Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato