Mundo

El juicio del cardenal Pell fue una venganza por parte de la policía y los fiscales, afirma experto en derecho australiano

Tras realizar una exhaustiva investigación, el jesuita Frank Brennan demuestra que el cardenal era inocente de los cargos históricos de abuso sexual

El padre jesuita Frank Brennan. Foto: CNS.
photo_camera El padre jesuita Frank Brennan. Foto: CNS.

"Los sistemas policiales y de justicia penal del Estado australiano de Victoria cometieron un error tan grave en relación con el cardenal George Pell que demuestra que ni siquiera las víctimas de abuso o los denunciantes de buena fe, y mucho menos un acusado como el cardenal, podían confiar en ellos", ha afirmado el experto en derecho, el jesuita australiano Frank Brennan, rector del Newman College de la Universidad de Melbourne quien asistió a partes clave de los juicios y apelaciones del cardenal Pell y tuvo acceso a las transcripciones judiciales.

Tras realizar una exhaustiva investigación, Brennan demuestra que el cardenal era inocente de los cargos históricos de abuso sexual que le habían acusado. Este análisis exclusivo de todo el caso aparecerá en la edición del 5 de septiembre en The Catholic Weekly periódico de la Arquidiócesis de Sydney. 

"No puede perdonar las acciones de la policía" 

En una entrevista exclusiva a este medio, el padre Brennan fue mordaz en su evaluación del trabajo policial realizado bajo el ex comisionado de policía de Victoria, Graham Ashton, y los fracasos posteriores que llevaron al cardenal Pell a la cárcel durante 13 meses hasta su liberación, una decisión unánime del Tribunal Superior de Australia en abril de 2020, informa Ángelus News. 

El padre Brennan dijo que "no puede perdonar" las acciones de la policía de Victoria y del director de enjuiciamiento público de Victoria en el asunto del cardenal y cree que fueron el resultado de una vendetta política contra el prelado.

Esto causó tanto al cardenal como a su acusador meses de agonía innecesaria y tuvo consecuencias para los denunciantes genuinos y las víctimas de abuso. 

"Todos nosotros, incluidos los que estamos en la iglesia, pero también las víctimas y los denunciantes de buena fe, debemos estar seguros de que el sistema legal está haciendo su trabajo", dijo el sacerdote.

Chivo expiatorio 

El padre Brennan, profesor adjunto de derecho en la Facultad de Derecho Thomas More de la Universidad Católica Australiana, dijo que la Comisión Real de Respuestas Institucionales al Abuso Sexual Infantil había hecho el trabajo necesario para arrojar luz sobre las estructuras administrativas "deficientes" en la iglesia que habían puesto niños en riesgo. 

Pero junto con una investigación parlamentaria victoriana separada, esto también resultó en un entorno en el que el cardenal podría convertirse en un chivo expiatorio.

Tras su nombramiento como arzobispo de Melbourne en 1996, el cardenal Pell había establecido la Respuesta de Melbourne en consulta con la policía y las autoridades legales de Victoria, pero aún existía la percepción de que no había realizado los cambios necesarios en beneficio de los niños,  añadió el padre Brennan.

"Para cuando llegó (su) juicio, no hay duda de que mucha gente en Australia, particularmente en algunos medios y en la Policía de Victoria, buscaban tanto un chivo expiatorio como una víctima. Sabían que si lo acusan, habrían destruido su reputación y eso es lo que fue: una operación encubierta", aseveró. 

El padre Brennan añadió: “Lamentablemente, creo que los dos jueces de mayor rango de Victoria, el presidente del Tribunal Supremo y el presidente de la Corte de Apelaciones, estaban infectados con el mismo tipo de mentalidad que tenían los jurados cuando llegaron a este caso", señaló. 

Un caso que tampoco ayudó a las víctimas 

La Conferencia de Obispos Católicos de Australia encargó al padre Brennan que observara los procedimientos judiciales e informara sobre ellos una vez que se levantara una orden de supresión.

En conclusión, el jesuita considera que si bien el caso "no le hizo ningún favor" al cardenal Pell ni a la Iglesia católica, tampoco ayudó a las víctimas ni a los denunciantes. 

El último libro del padre Brennan, "Observaciones sobre los procedimientos de Pell", se publicó en abril. 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes