Religión Confidencial

Los derechos de los niños

Y subrayan de los. Ver escrita la frase que encabeza estas líneas me dio alegría. Por fin, pensé, en medio de todas estas escaramuzas sociales, políticas –aunque de realidad política tienen más bien poco: es pura cuestión ideológica- algunos han comenzado a sustituir el "derecho a los hijos" por el "derecho de los niños".

Dos derechos que no se opone, podrá decir alguno. Y es cierto. Empleados, sin embargo, en el contexto ideológico de algunos ambientes de la actualidad, sí se oponen, y abiertamente. Y más, si cabe, en la batalla emprendida en Francia por millones de personas para que el gobierno deje de dar vueltas a su empeño de hacer una ley para el "matrimonio homosexual".

"En Francia el matrimonio no está diseñado para proteger el amor entre dos personas. El Matrimonio francés esta específicamente diseñado para proporcionar familias a los niños". Y un conocido homosexual francés prosigue en una entrevista: "El estudio más serio realizado hasta ahora...demuestra de forma muy clara que un niño tiene problemas cuando es criado por padres homosexuales".

Esto lo sabe cualquier psiquiatra serio en cualquier país del mundo. Hasta me atrevería a decir que lo sabe cualquier ser humano que tenga la honradez intelectual de la que hacen gala de carecer los firmantes de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el así llamado "matrimonio homosexual".

El centro del interés, ahora, son los "niños", y este es el quizá el detalle más importante de la movilización general del país vecino para que el gobierno no caiga en las veleidades destructoras de la sociedad y de la familia, en la que han caído el anterior gobierno español, y el actual, que no ha sido capaz de rectificar a tiempo –que lo ha tenido y sobrado- y está por ver si hará algo en lo que le queda de mandato.

"Derecho de los niños". Un especialista en derecho humanitario de una cierta edad, 60 años, después de comentar que fue criado por dos mujeres, y que "padeció la falta de un padre, y la vivió como una amputación", se atreve a decir: "si las mujeres que me criaron hubieran estado casadas, hubiera saltado a la palestra y presentado un reclamo ante el estado francés y ante el Tribunal Europeo de Derechos humanos, por la violación de mi derecho a una mamá y a un papá".

Un "derecho real". Si un hijo es el fruto de la unión de un hombre con una mujer, el derecho a nacer es el primer derecho de una persona, que es persona por el simple hecho de ser concebida,; y como no surge de la nada, viene al mundo con el derecho de nacer, y de ser creado por quienes están en el origen de su vida. Solo los padres, el padre y la madre que los han engendrado, tiene derecho "a los hijos". Y el niño, lógicamente, en su ser concebido, ya teien derecho a "una mamá" y a un papá".

Comprar en el "mercado", semen, óvulos, vientres, etc., es un camino directo de instaurar de nuevo, y de forma más mezquina, la Esclavitud.

Es encomiable la batalla por "los niños"; es la batalla por el futuro; es la batalla de esperanza de una civilización; es la batalla del hombre que sabe que vale la pena vivir en la tierra, sembrar, transmitir amor en este mundo, y mantener la mirada puesta en la vida eterna. Cada nacimiento es un anuncio no solo de vida, sino también de eternidad.

ernesto.julia@gmail.com

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?