Concluye la asamblea sinodal alemana. El obispo Oster critica que no se haya hablado en "absoluto" de profundizar en la fe

Por su parte, el presidente de los obispos alemanes rechaza la acusación de cisma pero dice que Roma no es la única autoridad de la Iglesia para tomar decisiones

Camino sinodal alemán.
Concluye el camino sinodal alemán. El obispo Oster critica que no se haya hablado en "absoluto" de profundizar en la fe.
  1. Bätzing rechaza la acusación de cisma 
  2. Bendición de parejas homosexuales 
  3. La críticas del obispo Oster 
  4. Diversidad de género 
  5. No se habló de profundización en la fe
  6. Objeciones romanas, ignoradas 
  7. El no de Pietro Parolin
Camino sinodal alemán.
Imagen de la asamblea sinodal alemana. 

Del 9 al 11 de marzo tuvo lugar en Frankfurt la quinta asamblea del Camino Sinodal de la Iglesia Católica en Alemania. Observadores de otros países y un gran número de medios de comunicación, estuvieron atentos a este final del camino sinodal alemán. 

 Los obispos alemanes se pronunciaron unánimemente a favor de continuar con una cultura sinodal de discusión. Sin embargo, mientras algunos advierten en contra de apresurar la implementación de las resoluciones (bendición de parejas homosexuales y diaconado de mujeres) y quieren esperar la voz de la iglesia universal, otros en cambio presionan para una rápida implementación de las mismas, informa el periódico alemán Die-tagespost

Bätzing rechaza la acusación de cisma 

En la conferencia de prensa final de la última asamblea sinodal del camino sinodal, el presidente de la Conferencia Episcopal AlemanaGeorg Bätzing, dijo que el camino sinodal ha funcionado como una "expresión de una iglesia viva, colorida y diversa". 

Bätzing volvió a rechazar la acusación de escisión o cisma. Sin embargo, señaló que Roma no era la única autoridad de la Iglesia para tomar decisiones y pidió una reacción sinodal de Roma a las decisiones actuales porque "la sinodalidad en Alemania se ha hecho permanente". También ha anunciado nuevas conversaciones con Roma en el Consejo Sinodal.

Bendición de parejas homosexuales 

A pesar de un no expreso de la Congregación para la Doctrina de la Fe de la Santa Sede, el Camino Sinodal introduce oficialmente bendiciones para las parejas homosexuales. Con el texto de acción "Celebraciones de bendición para las parejas que se aman", la asamblea sinodal pide a los obispos que permitan oficialmente las celebraciones de bendición para las parejas que no tienen acceso al matrimonio sacramental o que no quieren casarse en una iglesia, y desarrollar formas litúrgicas apropiadas para ello. Esto también incluye a las parejas del mismo sexo y las que se han vuelto a casar civilmente. 

El texto fue aprobado por 176 votos a favor, 14 en contra y 12 abstenciones. 38 obispos votaron a favor del texto, 9 obispos votaron en contra, 11 se abstuvieron. En el procedimiento del Camino sinodal, las abstenciones se cuentan como votos no emitidos, por lo que se obtuvo la necesaria mayoría de dos tercios de los obispos. Una vez más, una solicitud de votación secreta de ocho personas fue anulada por una solicitud de votación pública, según Die-tagespost.

Ya en la última asamblea plenaria, los miembros sinodales habían decidido una reevaluación teológica de la homosexualidad como variante normal de la sexualidad humana. Una bendición para las parejas que no pueden o no quieren casarse en una iglesia reconoce “que hay un bien moral en la vida en común de las parejas que viven juntas en compromiso y responsabilidad el uno con el otro”.

La críticas del obispo Oster 

Por su parte, Mons. Stefan Oster, obispo de Passau y uno de los más críticos con las resoluciones del camino sinodal, comentó durante el debate que el hombre está llamado en la Iglesia "a ser él mismo un sacramento y a convertirse cada vez más, especialmente en la vida de sus relaciones, que incluyen también la comunión sexual". 

Esto también incluye el entrelazamiento de la verdad y el amor. Por lo tanto, la iglesia cree que la bendición de las relaciones de pareja "se trata de la alineación del conjunto, la unión física y mental, la unión y la fertilidad". “Dado que no tenemos un texto básico antropológico-teológico asociado y también faltan las necesarias diferenciaciones, el texto abre la puerta a la arbitrariedad y, por lo tanto, no es susceptible de aprobación”, concluyó el obispo diocesano de Passau. Al mismo tiempo, Oster ve una necesidad pastoral de que la iglesia aprenda a tratar con parejas del mismo sexo.

 

Diversidad de género 

El obispo Stefan Oster también ha comentado sobre otros dos textos de acción individual respecto a la diversidad de género que se han debatido en el sínodo alemán: "No hay duda de que nosotros, como iglesia, tenemos mucho que hacer para ponernos al día en las muchas preguntas que rodean la identidad de género de las personasTambién y sobre todo en caminar conscientemente con las personas que aquí se sienten incomprendidas o excluidas. En mi opinión, sobre la base de nuestra antropología tradicional, estamos solo al comienzo de la comprensión de los fenómenos mencionados. Por ejemplo, hablamos del término “identidad” como si todos ya entendiéramos lo que queremos decir con eso. Esto se ha vuelto muy claro para mí en múltiples conversaciones serias con personas queer. Y básicamente, casi nunca añadimos que ser cristiano significa crecer en una nueva identidad específica. Según Jesús, estamos llamados a nacer de nuevo o, con Pablo, a ser nuevas criaturas en Cristo. Y lo que tal experiencia cristiana existencial de la identidad hace con todo lo que luego también contribuye a la búsqueda de la identidad de las personas, en mi opinión, ni siquiera se considera en el presente texto. Por lo tanto, todavía no lo considero aceptable". 

No se habló de profundización en la fe

El obispo Oster concluyó: "La mayoría de vosotros sabéis que soy escéptico sobre algunos de los textos clave que ha adoptado el Camino Sinodal. Por supuesto, creo que nuestra iglesia necesita urgentemente una renovación, y sí, también una renovación sistémicaY estamos en el proceso de implementar institucionalmente cambios concretos en el sistema en todas partes. Pero aún más necesitamos renovación de la fe, profundización de la fe, fortalecimiento de la feY el hecho de que nuestras cinco reuniones sinodales realmente no trataran este tema en absoluto también muestra que tenemos problemas estructurales aquí; pero al mismo tiempo también sentimos una cierta impotencia, especialmente ante lo que el Papa Francisco entiende por evangelización. Y es por eso que probablemente pasará mucho tiempo después de esta asamblea sinodal antes de que podamos decir: La Iglesia ha superado su crisis. Y sin embargo: quiero absolutamente seguir aferrado a esa fe del pueblo de Dios, que se expresa hoy en la lectura del libro del profeta Miqueas. Que Dios se quede con nosotros, camine con nosotros y que siempre tenga misericordia de nosotros. Y no quiero dejar de acusar a los que piensan y creen diferente en nuestra iglesia que yo de querer cosas buenas para esta iglesia también". 

Objeciones romanas, ignoradas 

Por su parte, el obispo Gregor Maria Hanke de Eichstätt ha criticado critica el hecho de que las cuestiones teológicas quedaron sin respuesta y las objeciones romanas fueron ignoradas en la última asamblea sinodal. "Llevo conmigo muchas preguntas de Frankfurt, que me hacen reflexionar y también me dejan indefenso", "El texto sobre la diversidad de género diluye “la feminidad y la masculinidad del relato de la creación”. El enfoque en el diaconado de las mujeres sugiere que "la Asamblea sinodal puede introducir estos cambios en la Iglesia". También falta la recepción de “las objeciones de la iglesia universal romana”. Y por último, pero no menos importante, "las personas con opiniones disidentes fueron nuevamente abofeteadas verbalmente", señala. 

El no de Pietro Parolin

Desde Roma, el cardenal secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, en una entrevista a la revista “La Civiltà Cattolica”, dijo sobre el voto de los obispos alemanes al final del proceso sinodal, de aprobar la bendición de las parejas homosexuales que la Santa Sede ya se ha expresado claramente sobre la cuestión y señaló que "el diálogo continuará dentro de la vía sinodal de la Iglesia universal". Una Iglesia local, concluyó, "no puede tomar una decisión que implique la disciplina de la Iglesia universal".

El obispo Stefan Oster en una reunión con matrimonios.
El obispo Stefan Oster en una reunión con matrimonios.

 

Video del día

París se conjura contra el avance de
la ultraderecha en las encuestas
Comentarios