Mundo

Obispos alemanes continuarán el camino sinodal, a pesar de la oposición de Roma

La mayoría de los obispos alemanes menos cinco podrían estar tomando una posición de desobediencia a la Santa Sede

Visita ad limian de los obispos alemanes.
photo_camera Visita ad limina de los obispos alemanes.

En una carta al presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, Monseñor Georg Bätzing de Limburgo, el cardenal secretario de Estado Pietro Parolin afirmó que nadie tiene derecho a constituir un consejo sinodal a nivel nacional, diocesano o parroquial. 

La participación en el llamado comité sinodal tampoco es obligatoria para ningún obispo. En su carta al presidente Bätzing, el cardenal Parolin respondió a una carta de cinco obispos alemanes enviada después de la visita ad limina de los obispos alemanes a Roma. Estos necesitaban más aclaraciones sobre el controvertido Comité sinodal. 

Cinco obispos alemanes 

Estos cinco obispos alemanes que preguntaron al Dicasterio de la Fe fueron:  Gregor Maria Hanke de Eichstätt, Bertram Meier de Augsburgo, Stefan Oster de Passau, Rudolf Voderholzer de Ratisbona y el cardenal Rainer Maria Woelki de Colonia: "¿Tengo que participar en el 'Comité sinodal' porque la Asamblea sinodal así lo decidió?". Y: "¿Puedo participar?". La carta de Roma responde a estas preguntas y se centra en la Cuestión de la autoridad de los obispos. 

El Santo Padre aprobó la carta al Presidente de la Conferencia Episcopal Alemana y ordenado su transmisión. Los co-firmantes son los cardenales Luis Ladaria, prefecto del Dicasterio de la Fe y el cardenal Marc Ouellet, prefecto del Dicasterio de los Obispos, informa el diario alemán DieTagespost

Bätzing no comparte la visión del Vaticano

Sin embargo, Bätzing no comparte esta visión del Vaticano y declaró en un comunicado: "La Santa Sede ve el peligro de un debilitamiento del oficio episcopal. Yo experimento la consulta sinodal como una fortalecimiento. Nadie cuestiona la autoridad del episcopado". 

Por lo tanto, continuarán con su camino sinodal, según informa la web de la Iglesia en Alemania. La mayoría de los obispos diocesanos están de acuerdo con el presidente de la Conferencia Episcopal alemana. 

La intervención romana no le desanima: el Comité sinodal, el órgano preparatorio del Consejo sinodal, está llegando y comenzará a trabajar, asegura Bätzing. 

Sin embargo, ahora el obispo Georg Bätzing lo tiene por escrito: en su carta del 16 de enero, el cardenal Parolin aclaran “que ni el camino sinodal ni un órgano creado por él ni un obispo ' la conferencia tiene competencia para constituir un consejo sinodal a nivel nacional, diocesano o parroquial”. Pero el presidente de la Conferencia Episcopal Alemana no se rinde. 

Camino del cisma 

Según el diario alemán DieTagespost, "la mayoría de los obispos alemanes pueden ignorar el veto de Roma y seguir como si nada. Ese ya fue el caso después de la visita “ad limina”. Véase derecho laboral eclesiástico. Y la diócesis de Limburg de Bätzing ya ha dado el siguiente paso con las directrices para la nueva moralidad sexual, lo que demuestra que ya no les importan los estándares romanos. Con esto, sin embargo, la mayoría de los obispos alemanes están tomando una posición de desobediencia. Continúan por el camino del cisma. Si no mira más allá de sus propias narices, podría decir que la iglesia en Alemania pronto se parecerá a una colcha de retazos. Se aplican reglas diferentes en las diócesis leales a Roma que en las que han roto con el Papa y el Vaticano. Pero visto desde la perspectiva de una iglesia global, esto es más que una colcha de retazos: un puñado de obispos alemanes se separa del episcopado mundial. Si Roma entonces también establece formalmente este aislamiento, el cisma está ahí". 

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable