Vaticano

Impactante testimonio de Sor Margherita, la religiosa que comprobó que Juan Pablo I había fallecido

Todo listo para la ceremonia de beatificación del Papa Juan Pablo I, mañana domingo en la Plaza de San Pedro

Sor Margherita Marin en la Oficina de Prensa vaticana.
photo_camera Sor Margherita Marin en la Oficina de Prensa vaticana.

La Santa Sede ha celebrado una rueda de prensa para presentar a los principales ponentes que estarán presentes en la beatificación de Juan Pablo I, el Papa de los 33 días o el Papa de la sonrisa. La ceremonia de beatificación, que comenzará a las 10.30 horas y será presidida por el Papa Francisco, tendrá lugar mañana domingo 4 de septiembre en la Plaza de San Pedro.

Se trata del quinto Papa del siglo XX que llega a los altares, después de Pío X, Juan XXIII, Pablo VI y Juan Pablo II. El Papa Luciani es el último pontífice italiano después de cuatro siglos ininterrumpidos de papas italianos. 

Características de la beatificación 

Religión Confidencial informó el pasado mes de julio de algunas características de la beatificación, como por ejemplo que durante la misa, la petición de beatificación será leída por el obispo de la diócesis de Belluno-Feltre, monseñor Renato Marangoni, dado que ha sido la sede de la causa de canonización del Venerable Papa Albino Luciani. Junto a él, estará presente el postulador de la causa, el cardenal Beniamino Stella y la vicepostuladora Stefania Falasca.

Durante la beatificación, el Postulador donará al Pontífice un relicario con una reliquia del nuevo beato.

Será proclamado beato gracias a la curación milagrosa que se le atribuye a su intercesión a una niña de once años en Buenos Aires el 23 de julio de 2011 de nombre Candela Giarda, que padecía encefalopatía inflamatoria aguda severa, enfermedad epiléptica refractaria maligna, shock séptico y que para entonces estaba al final de su vida. 

Hoy sábado 3 de septiembre, a las 18.30 horas, tendrá lugar en la Basílica de San Juan de Letrán, una Vigilia de Oración presidida por el cardenal Angelo De Donatis, vicario general de Su Santidad para la diócesis de Roma. 

Protagonistas de la beatificación 

En la rueda de prensa celebrada ayer por la tarde en la oficina de prensa de la Santa Sede, han intervenido algunos de los protagonistas de la beatificación: el Cardenal Beniamino Stella, postulador de la Causa de Beatificación; La Dra. Stefania Falasca, Vicepresidenta de la Fundación Vaticana Juan Pablo I, y vicepostuladora de la Causa; Don Davide Fiocco, Fundación del Vaticano Juan Pablo I, en representación de la diócesis de Belluno-Feltre; Dra. Lina Petri, Fundación del Vaticano Juan Pablo I y sobrina del nuevo beato; Sor Margherita Marin, de las Hermanas de María Bambini, la religiosa que encontró el cuerpo sin vida de Juan Pablo I y el padre Juan José Dabusti, Sacerdote de la Arquidiócesis de Buenos Aires.

El cardenal Beniamino Stella ha manfiestado: "La santidad de la vida cristiana de Juan Pablo I es aquella que se vive en la humildad y en la entrega cotidiana a la Iglesia y al prójimo, inspirada en las virtudes teologales, practicada con fervor interior, y donde la cruz y el sacrificio, y a veces la humillación, tienen que contribuir a hacer más cercano al discípulo de Jesús a su Señor. Una fe que va a lo esencial del Evangelio, que es el anuncio y la práctica de la caridad. Como sacerdote, obispo y Papa supo mostrar a través de su vida la ternura de un Dios misericordioso y maternal". 

Sor Margherita Marin

Pero el testimonio más impactante ha sido protagonizado por Sor Margherita Marin. Por su interés, reproducimos íntegramente sus palabras: 

"Vi a Juan Pablo I por primera vez dos días después de su elección, junto con las otras hermanas de nuestra comunidad llamadas a prestar asistencia en el apartamento papal. Hasta ese momento nunca había tenido la oportunidad de conocerlo personalmente"

"Nos recibió con sencillez, sin asombrarnos. Nos dijo que oráramos, que el Señor le había dado una carga, pero que con Su ayuda y nuestras oraciones Él la llevaría adelante. Sabiendo que yo era la más joven de las monjas, tenía 37 años, ella dijo: "Lo siento, me llevé a algunas monjas jóvenes". Nos trató de inmediato con familiaridad. Recuerdo que al día siguiente de nuestra llegada me enviaron junto con el secretario el P. Magee que retirara las vestiduras y cerrara la capilla privada del Papa, en la que Pablo VI celebraba la misa de la mañana con sus secretarios, porque Juan Pablo I quería que la misa de la mañana se celebrara en la capilla privada dentro del apartamento y nosotros hermanas también estuvieron presentes junto a las secretarias: “Somos una familia y celebramos juntas”, dijo.

Respeto por las hermanas 

"Siempre mostró mucho respeto por nosotras, las hermanas. Me ocupé en particular del guardarropa y la sacristía, pero también realicé otros servicios cuando fue necesario. Durante ese mes siempre lo he visto tranquilo, sereno, seguro. Parecía que siempre había sido Papa, incluso en la oración se podía ver que estaba unido al Señor. Sabía tratar a sus colaboradores con mucho respeto, disculpándose por molestarlos. Nunca le he visto tener gestos de impaciencia con nadie, jamás. Infundió coraje. Era amistoso con todos". 

El día a día de su pontificado 

"Se levantaba temprano, alrededor de las 5.00. Luego iba a la capilla a rezar durante una hora y media. Estando siempre ahí cerca, las hermanas podíamos verlo desde afuera. Siempre rezaba solo, los secretarios bajaban más tarde para la misa que era a las 7.00. Mientras el Santo Padre estaba en la capilla, las monjas recitamos las alabanzas en la sala de estar junto a la cocina, luego nosotras también íbamos a la capilla para la misa. Durante estas misas no pronunciaba homilías. Recuerdo en cambio que a veces, cuando tenía que celebrar misa en algún lugar ese día, dejaba que el Padre Magee celebrara en su lugar, y asistía como un simple monaguillo. Respetaba el ayuno eucarístico, por lo que solo desayunaba después de misa. Después del desayuno leía los periódicos, estudiaba, y a eso de las 9.00 bajaba para las audiencias. El almuerzo era alrededor de las 12.30, luego se retiraba para el descanso de la tarde. Por la tarde solía quedarse en el apartamento; estudiaba, leía y paseaba leyendo. A veces incluso subía al jardín colgante, otras veces bajaba a los jardines del Vaticano. El cardenal Villot le dijo una vez: "Su Santidad, si baja a los jardines debemos cerrar y no dejar pasar a nadie". "Entonces", respondió el Santo Padre, "si hay que cerrar... yo me quedo aquí". Y así se quedó en casa la mayor parte del tiempo.

"Cada noche venía a saludarnos"

"Recibió a algunas personas a petición suya. Antes de la cena recitaba las Vísperas con los secretarios, a menudo en inglés. La cena era alrededor de las 7:30 p. m. Las monjas no servimos en la mesa, por eso estaba el ayudante de sala Angelo Gugel. Cada noche venía a saludarnos. Recuerdo que siempre nos recomendaba oraciones por las muchas necesidades del mundo, siempre me preguntaba algo sobre la preparación de la liturgia del día siguiente; luego nos deseaba buenas noches, saludándonos siempre con estas palabras: "Hasta mañana, Hermanas, si el Señor quiere podemos celebrar la Misa juntos". Se retiraba temprano". 

El último día fue como los demás" 

"El último día fue como los demás. Por la mañana entró en la capilla a rezar a la hora acostumbrada y celebró con nosotros la Santa Misa a las siete. Desayunó normalmente, luego se detuvo un rato para leer los periódicos y luego bajó para las audiencias de la mañana. Sobre las 11.30 volvió a subir al apartamento y recuerdo que vino a la cocina, como solía hacer, pidiéndonos un café: «Hermanas, ¿toman un café? ¿Me podrías hacer un café?». Se sentó, tomó su café y luego se fue a su estudio. Almorzó con los secretarios y luego se retiró para el descanso habitual de la tarde. Esa tarde como siempre se quedó en el apartamento, nunca se movió del apartamento y no recibió a nadie porque nos dijo que estaba preparando un documento para los obispos. Pero no sé a qué obispos iba dirigida. Lo recuerdo bien porque esa tarde estaba planchando en el armario con la puerta abierta y lo vi ir y venir. Caminó por el departamento con los papeles en la mano que estaba leyendo, de vez en cuando se detenía por unos apuntes y luego volvía a caminar leyendo y, caminando, pasaba frente a donde yo estaba. Recuerdo que al verme planchando, también me dijo: "Hermana, te hago trabajar mucho... pero no planches tan bien la camisa porque hace calor, sudo y tienes que cambiarla seguido... plancha solo el cuello y las muñecas que el resto no se ve". Me lo dijo con el dialecto veneciano, como solía usar con nosotras". 

"Me preguntó sobre la misa del día siguiente"

Después de la cena recibió una llamada del cardenal de Milán Giovanni Colombo. Ya en la mañana había escuchado al Santo Padre hablando con el Padre Magee sobre esta llamada telefónica. Y después de la cena, el Santo Padre fue a contestar el teléfono y habló con el cardenal. No recuerdo exactamente cuánto tiempo permaneció en esa conversación, tal vez media hora. Luego vino a nosotros, como siempre lo hacía, para despedirnos antes de retirarse a su estudio. Recuerdo que me preguntó qué misa le tenía preparada para el día siguiente y le respondí: «La de los Ángeles»". 

La última imagen de él 

"Nos deseó buenas noches con las palabras que nos repetía todas las tardes: "Hasta mañana, Hermanas, si el Señor quiere, celebremos juntos la Misa". Todavía tengo grabado en mi memoria un detalle de ese momento allí: estábamos todos juntos en la sala de estar con la puerta abierta, la puerta estaba justo enfrente de la del estudio privado, y cuando, después de habernos saludado ya, el Santo El padre estaba en la puerta del estudio, se volvió una vez más y nos saludó de nuevo, con un gesto de la mano, sonriendo... Me parece verlo todavía en la puerta. Sereno como siempre. Es la última imagen que llevo de él.

  •  

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?