Diócesis

El Papa y los obispos reciben una carta de otro de los implicados en el caso de las fundaciones de la archidiócesis de Madrid

La defensa de López Royo solicita al juzgado número 28 que se cite al arzobispo de Madrid

David López Royo.
photo_camera David López Royo.

Antonio Javier Naranjo, uno de los investigados por el caso de las fundaciones de la archidiócesis de Madrid, ha dirigido una carta al Papa Francisco, y también a los obispos españoles, para dar su versión de lo que ha ocurrido en este asunto, que ya está en los tribunales.

Naranjo fue nombrado por el arzobispo de Madrid, en diciembre de 2019, coordinador-gerente de las Fundaciones civiles y canónicas en las que está presente la archidiócesis, cargo del que fue cesado por decreto arzobispal el 9 de octubre de 2020.

En su carta al Papa dice que le escribe “con cariño filial” para explicarle de su boca lo acaecido en estos últimos años. Al igual que el abogado Manuel Fernández Clemente, ha enviado el escrito a los obispos españoles y al Nuncio de su santidad.

Un estudio de PriceWaterHouse

El ex gerente de las fundaciones hace saber al Santo Padre que desde julio de 2020 sufre “acoso y persecución por parte de ciertas personas de la archidiócesis de Madrid”.

Le explica, como ya lo hizo Manuel Fernández, que desde la archidiócesis se encargó un estudio a la consultora PriceWaterHouse sobre la Mejora de la situación de las fundaciones, que fue aprobado por el Consejo Económico de la archidiócesis de Madrid. “Esta auditoria recomendaba sistematizar y organizar el trabajo conjunto de las fundaciones”.

Naranjo relata que esta era la hoja de ruta de la archidiócesis, tal y como lo explicó el Delegado de Fundaciones del obispado, David López Royo en diversos medios de comunicación de la Iglesia.

A partir de este estudio en 2017, “el trabajo que se desarrolla desde la archidiócesis de Madrid en estas 72 fundaciones (18 civiles, 27 canónicas públicas y 27 canónicas privadas) es ingente: auditorias, prevención de blanqueo de capitales, mayor rentabilidad, etc.”

Denuncias de irregularidades

Naranjo, que fue uno de los hombres de confianza del arzobispo de Madrid, da su versión sobre la transformación de activos inmobiliarios sobre ciertas fundaciones (en concreto, la Fundación FUSARA y Santísima Virgen y San Celedonio), y la contestación social que se produjo posteriormente, dando lugar a que los feligreses de la parroquia de San Jorge y los inquilinos de los inmuebles de la Fundación FUSARA, denunciaran ante los tribunales supuestas irregularidades.

Afirma que en esas operaciones, ni se intentaba especular con el patrimonio de las referidas fundaciones, ni se pretendía expoliarlas. Además, se refiere a la debilidad económica que padecían estas fundaciones y a que no cumplían sus fines fundacionales.

Todas las operaciones -dice- se realizaron correctamente en el plano legal, pasaron los respectivos controles de los notarios, de los protectorados de las Fundaciones de la Comunidad de Madrid y de los Registradores de la Propiedad.

Relata que, sobre el edificio donde se ubica la residencia de ancianos de la Fundación Santísima Virgen y San Celedonio y la capilla de la Residencia, que es la parroquia de San Jorge, pesa una orden municipal de clausura y cierre por no disponer de la licencia de funcionamiento, y el propio edificio no cumple la normativa edificatoria al tratarse de un inmueble protegido.

Críticas a la investigación canónica

El ex gerente de las fundaciones denuncia al Santo Padre el modus operandi de la investigación canónica puesta en marcha por el canonista Javier Belda, que le ha llevado a acusar de una “trama organizada” por “unos pocos fieles laicos que engañaron y se aprovecharon de los descuidos y desvalidos patronos que eran sacerdotes y que realmente no eran conscientes de sus decisiones.”

Debido a este asunto, Naranjo ha recibido amenazas y vejaciones hacia su persona, y, por tal motivo, se ha visto obligado a interponer acciones legales laborales contra el arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro, y contra la Fundación Santísima Virgen y San Celedonio, demanda de naturaleza laboral interpuesta el pasado 20 de abril.

Solicitud de comparecencia

Naranjo y otros ocho investigados por el caso de las fundaciones de la Archidiócesis de Madrid tendrán que comparecer los próximos días 14 y 21 de mayo y 7 de junio ante el magistrado del juzgado número 28 de Madrid.

El abogado de uno de los comparecientes, David López Royo, que fue nombrado por Carlos Osoro Delegado de Fundaciones de la archidiócesis, ha presentado un recurso para solicitar que también comparezca en este caso el arzobispo de Madrid.

El recurso explica que es vital para la defensa “conocer lo que tiene que decir el Sr. Osoro. Nos da igual, como expondremos ut infra, en qué condición sea traído al proceso, si como investigado o testigo (pues toda conducta a nuestro juicio es irrelevante penalmente), pero lo importante es conocer su versión de los hechos".

La defensa de López Royo argumenta que el cardenal Osoro “debe ser traído a la causa y dar la posibilidad a mi cliente de acreditar o corroborar (o no) su versión de los hechos (el Derecho de Defensa de mi representado así lo exige, aun en su más restrictiva interpretación)”, porque “no puede ser entendida la delegación, ni así lo considera la jurisprudencia y doctrina, como un mecanismo para que el delegante quede exonerado de responsabilidad, trasladando este riesgo al delegado, de menor nivel”.

El abogado considera en su recurso que “los hechos que se imputarían al Sr. Osoro son claros (sea por acción -porque sí lo conocía, sí se le informo y sí es su voto y voluntad- o por omisión -porque no hizo nada, no cumplió con su obligación como presidente y delegante pues ya hemos visto que no cabe una delegación absoluta)”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?