Conferencia Episcopal

Los obispos buscan un Secretario General de la Conferencia Episcopal con habilidades comunicativas

Debe saber lidiar con los periodistas. Se baraja la posibilidad de que sea un profesional acreditado de la comunicación

Reunión de la Comisión Permanente de la CEE. Septiembre 2022.
photo_camera Reunión de la Comisión Permanente de la CEE. Septiembre 2022.

Concluida la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española, previa a la Asamblea Plenaria de otoño, los obispos centran su preocupación en buscar el candidato adecuado para el cargo de Secretario Genera de la Conferencia Episcopal Española.

Tarea nada fácil después que el hoy arzobispo de Valladolid, monseñor Luis Argüello, haya dejado el listón muy alto, tan alto como hacía años que no ocurría. Argüello se ha negado a cualquier propuesta de seguir en el cargo hasta que concluya su mandato.   

Perfil del próximo Secretario General 

Los obispos miembros de la Permanente han dedicado un tiempo suficiente a delinear el perfil del próximo Secretario General que necesita la Iglesia en España. Sin desvelar nombres, se fueron sucediendo las intervenciones en las que ha destacado el aspecto de la capacidad comunicativa del futuro candidato, de sus cualidades para “lidiar” con los medios de comunicación, es decir, con los periodistas. Será éste uno de lo criterios con más peso a la hora de inclinar la balanza.

En las abundantes intervenciones de los obispos presentes, las sensibilidades fueron múltiples. Algunos insistieron en que lo ideal es que sea un obispo, otros apostaron por la vía más realista, un sacerdote, que incluso tenga ya experiencia en gestión dentro de la Conferencia Episcopal.

Hubo quien abrió la posibilidad de que pudiera ser un laico, sin especificar si hombre o mujer. 

También se han barajado los tándems, principalmente en el caso de que el sacerdote elegido se dedicara a la gestión y el trabajo comunicativo recayera en manos de un profesional acreditado de la comunicación, sea hombre o mujer. La impresión es que nadie quería quemar los nombres y que se aplazaba el partido a la Plenaria de Noviembre, aunque el trabajo de pasillos ha sido intenso.

Nombres presentados por diez obispos 

Lo que sí se acordó en esta Permanente fue seguir el procedimiento de las ocasiones anteriores para la elección del secretario general. Durante la Plenaria, previsiblemente en la tarde del primer, o del segundo día, se convocará una Comisión Permanente que presentará los nombres a la Asamblea Plenaria.

El artículo 21.9 de los estatutos vigentes de la Conferencia Episcopal Española señala que es competencia de este organismo “proponer a la Asamblea Plenaria los candidatos para Secretario General, entre los que deberá incluir todos los nombres presentados por diez obispos al menos”.

“Persona, familia y bien común”

Entre los otros temas abordados, al margen de la sesión reservada que fue intensa, está el documento “Persona, familia y bien común”, sobre la actual situación de la sociedad española, que los obispos esperan aprobar en la Asamblea Plenaria de Noviembre.

Un documento que puede tener una importante repercusión pública por los temas que aborda y por las implicaciones del juicio moral de los obispos ante las leyes que está promoviendo el Gobierno socialista.  De hecho hubo obispos que han querido limar la redacción del documento para no herir la sensibilidad de los poderes públicos.

Otra de las cuestiones abordadas en esta reunión ha sido la situación del Grupo de comunicación de la Iglesia, Ábside. Los nuevos responsables del grupo informaron a los obispos de la marcha del grupo tanto desde el punto de vista económico como desde el editorial.  

Hasta la Asamblea Plenaria de noviembre no se celebran más reuniones de la Comisión Permanente. Se espera que, al menos, para esa fecha hayan sido nombrados los obispos de San Sebastián y el Arzobispo de Valencia, dada la celeridad con la que parece se quieren modificar los equilibrios internos en la Conferencia Episcopal Española.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable