El Papa habló a sus antiguos alumnos de Tubingen y Ratisbona del Dios que "escucha", "que está cerca", "que muestra cómo debemos vivir" y "que causa alegría"

Durante cuatro días se reunió Benedicto XVI con sus antiguos alumnos de las facultades de Teología de Tubingen y Ratisbona. El encuentro se clausuró el pasado domingo con una misa en la Capilla del Palacio Apostólico de Castel Gandolfo, donde les animó a leer la Biblia para "escuchar el mensaje de Jesús y conocer cómo Dios se nos acerca". "Dios se nos ha dado a conocer" y nos ha mostrado "cómo debemos vivir", "Dios nos escucha", y todo ello debe causarnos alegría, dijo el papa.

El Papa destacó que la alegría debe ser el signo que distingue al cristiano porque conoce la voluntad de Dios. Para ello, les animó a leer la Biblia para escuchar el mensaje de Jesús y conocer cómo Dios se nos acerca, informa Zenit.

Benedicto XVI advirtió a sus antiguos alumnos y amigos, eminentes filósofos y teólogos, que "la sabiduría nos purifica y no viene de nosotros mismos, sólo podemos recibirla".

El encuentro de verano de Benedicto XVI con antiguos alumnos, conocido como 'El Cículo de los alumnos de Ratzinger', se celebró, a puerta cerrada, en el Centro Mariápolis del Movimiento de los Focolares, en Castel Gandolfo, en torno al tema de la misión en perspectiva ecuménica.

Los encuentros entre Joseph Ratzinger y sus antiguos alumnos empezaron en los años 70 y, a pesar de los nombramientos y compromisos del Papa, no se han interrumpido.

En los últimos años, los temas de estas jornadas han sido "La relación con el Islam" (2005), "Creación y evolución (2006, 2007) y "La relación entre los Evangelios y el Jesús histórico y el significado salvífico de la Pasión" (2008).

 

Video del día

6 de cada 10 de los que van en bici o en
patinete en ciudad no llevan casco
Comentarios
Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato