Mundo

La influencia del Vaticano en los conflictos de Europa del Este

Aunque algunos obispos locales se han posicionado de manera crítica, la neutralidad de la Santa Sede está orientada a tratar de unir a los partidos

Catedral de San Alejandro en Kiev.
photo_camera Catedral de San Alejandro en Kiev.

El conflicto actual entre Rusia y Ucrania no es el único de los últimos meses en la Europa del Este. Se produjo un levantamiento en Kazajstán a principios de este mes y las disputas políticas en Bielorrusia en torno a las elecciones presidenciales de 2020. 

Catholic News Service, el portal de noticias católicas, ha realizado un análisis de cómo se posiciona el Vaticano ante estos sucesos trágicos y analiza así mismo por qué Washington y Roma difieren en las percepciones. 

"Se orienta de tres maneras instructivas: como actor local, como mediador neutral y con fe para lograr la paz. El Papa Francisco, y la Iglesia consideran que el diálogo es la clave para resolver los conflictos". 

Llamamiento de los obispos polacos y ucranianos 

Sin embargo, los obispos polacos y ucranianos ya han advertido que existe un gran peligro para toda Europa y han hecho un llamamiento para buscar el diálogo y el entendimiento: «La situación actual representa para los países de Europa Central y Oriental y para todo el continente europeo un gran peligro, que puede destruir los progresos realizados hasta ahora por muchas generaciones en la construcción de un orden pacífico y de la unidad en Europa», recoge Vatican News. 

En un llamamiento conjunto de los obispos polacos y ucranianos, advierten del aumento de la presión de Rusia sobre Ucrania. "La ocupación de Donbás y Crimea ha demostrado que la Federación Rusa -violando la soberanía nacional y la integridad territorial de Ucrania- desprecia las normas vinculantes del derecho internacional". 

Falsas ideologías 

Los obispos del Este también han recordado que los regímenes totalitarios del siglo XX, desconociendo la autoridad de Dios, trajeron al mundo la trágica experiencia de las guerras y del terror político.

"En nombre de falsas ideologías, naciones enteras fueron condenadas a la aniquilación, se violó el respeto a la dignidad humana y la esencia del ejercicio del poder político se redujo a la sola violencia. También hoy queremos dejar claro que toda guerra es una tragedia y nunca podrá ser un medio adecuado para resolver los problemas internacionales. Nunca ha sido ni será una solución adecuada porque genera nuevos y más graves conflictos", añadieron.

Kazajistán 

CNS realiza también un análisis de cómo viven los católicos en cada una de las 15 ex repúblicas soviéticas, "por lo que la iglesia es primero local. El gigante Kazajistán, tan grande como Europa occidental, se encuentra en un punto crítico entre dos potencias ambiciosas, Rusia y China. Es un lugar próspero, repleto de reservas de petróleo y gas, y unos 100.000 católicos", recuerda. 

El obispo español José Luís Mumbiela, presidente de la conferencia episcopal del país, no se quedó callado y denunció que vio francotiradores estratégicamente posicionados y "gente preparada militarmente para una acción mayor". También denunció un posible glope de Estado. 

Bielorrusia

Por su parte, el arzobispo Tadeusz Kondrusiewicz de Minsk, Bielorrusia, se asoció con la oposición al presidente Alexander Lukashenko, especialmente después de que el prelado advirtiera sobre una posible guerra civil, después de las elecciones presidenciales de 2020 que Lukashenko ganó por un dudoso 80%.

Poco después, las autoridades bielorrusas impidieron que el arzobispo regresara de una peregrinación a la vecina Polonia; lo mantuvieron fuera del país durante cuatro meses. A medida que la crisis en Bielorrusia tomó una dimensión religiosa, el arzobispo Paul Gallagher, ministro de Relaciones Exteriores del Vaticano, viajó a Minsk durante cuatro días y tuvo reuniones entre el gobierno y los líderes católicos para calmar la tensión.

Como resultado, al arzobispo Kondrusiewicz finalmente se le permitió regresar a casa por Navidad, y el Vaticano anunció de inmediato su renunciaHa estado callado desde entonces.

Neutralidad de la Iglesia 

"Compartir testimonio es una cosa, convertirse en un punto crítico en un drama nacional es diferente. Para preservar la neutralidad, la iglesia se esfuerza por no tomar partido en las contiendas políticas o militares", analiza CNS. 

"La neutralidad del Vaticano está orientada a tratar de unir a los partidos", no dividirlos entre sí, explicó el padre jesuita Drew Christiansen, un erudito de Georgetown.

Ucrania y Rusia 

El contexto del sacrificio del arzobispo Kondrusiewicz fue el punto para afianzar las buenas relaciones entre Roma y Bielorrusia, donde alrededor del 15% de la población es católica. El cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, visitó el país en 2015 y lo describió como "un país útil, especialmente en el contexto de los acontecimientos en Ucrania". Minsk fue el escenario de las negociaciones de 2014 y 2015 entre Francia, Alemania, Rusia y Ucrania.

La Santa Sede todavía cree que el acuerdo de Minsk II podría desbloquear la paz entre Ucrania y Rusia, si ambas partes respetaran e implementaran sus elementos. Por ejemplo, el texto especifica que la región de Donbas en el este de Ucrania, donde continúan los combates esporádicos, debería convertirse en una región autónoma.

Pero el gobierno ucraniano no ha tomado medidas para descentralizar el gobierno local. De hecho, los ciudadanos de Donbas, en su mayoría ancianos, están efectivamente privados de sus derechos: no pueden votar ni recibir pensiones; viven, empobrecidos, en una zona de guerra congelada y sin estado. Estas son las personas en las que Francisco quiere que se centren los representantes de la iglesia en Ucrania, recoge CNS. 

El pasado 23 de enero, el Papa Francisco convocó a un día de oración por la paz en Ucrania y advirtió que un posible conflicto ruso-ucraniano podría "dar un nuevo golpe a la paz en Ucrania y poner en tela de juicio la seguridad del continente europeo, con repercusiones aún más amplias”.

Lazos con la Iglesia Ortodoxa Rusa 

Al igual que sus dos predecesores, el Papa Francisco y su equipo diplomático han priorizado lazos más estrechos con la Iglesia Ortodoxa Rusa como parte de un compromiso ecuménico que emana del Concilio Vaticano II.

Algunos de los objetivos entre católicos y ortodoxos es la necesidad de que ambos se unan para salvar el cristianismo en el Medio Oriente y su intención de hacer retroceder al materialismo secular en Occidente. También se mencionó la "hostilidad en Ucrania", sin asignar culpas. El Papa Francisco ya había descrito el conflicto ucraniano como "violencia fratricida", en lugar de una invasión rusa.

Se prevé una reunión en este año 2022 entre el papa Francisco y el patriarca ortodoxo ruso Kirill de Moscú. 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes