Iglesia-Estado

Omella se reunió con la directora de El País para explicar qué está haciendo la Iglesia en la investigación de la pederastia

El Vaticano muestra su preocupación por la creación de la Comisión de Investigación en el Congreso

Pedro Sánchez y Juan José Omella.
photo_camera Pedro Sánchez y Juan José Omella.

Según la información publicada en portada por el diario El País el 12 de diciembre de 2021, el día 2 de ese mes el periódico de PRISA entregó a un miembro del séquito papal, en el vuelo a Grecia, el informe que el periódico había elaborado sobre las denuncias de pederastia en la Iglesia recibidas en un correo electrónico abierto por el diario a tal efecto.

En la información del día 12 se decía que “el País también entregó el estudio al Presidente de la Conferencia Episcopal Española, Juan José Omella. El también arzobispo de Barcelona lo transmitió al tribunal eclesiástico de su diócesis, que lo registró, para que se iniciara la investigación. El Papa y Omella ya han conversado sobre estas denuncias, que afectan a 31 órdenes y a 31 diócesis”.

Un editorial

Pasados diez días, el 19 de diciembre, tras una serie de informaciones sobre casos concretos, el periódico publicó un editorial titulado “La Iglesia y El País”.  Sostenía la tesis de que “la cúpula clerical descalifica sin argumentos ni pruebas el informe elaborado por El País en torno a los abusos sexuales en el seno de la Iglesia”.

Además, arremetía contra una nota de la Conferencia Episcopal en la que se decía que “sería deseable que las acusaciones que recoge el citado informe tuvieran mayor rigor, ya que su contenido, de carácter muy dispar, hace difícil extraer conclusiones que puedan servir a una posible investigación”.

El editorial concluía afirmando que “la actitud de la CEE ante estas revelaciones lleva a la inevitable conclusión de que no está interesada en que se investiguen unos hechos terribles. Además del daño causado a las víctimas, lo ocurrido escandaliza a la sociedad española, incluyendo a los católicos. Los obispos de EEUU, Francia y Alemania decidieron libremente hace años encargar a organismos independientes la investigación veraz y acreditada que aquí ha asumido El País”.

Lo que no se contó

Lo que no contó El País es que, entre la entrega del informe al Papa y la publicación del editorial, el Presidente de la Conferencia Episcopal Española, cardenal Juan José Omella, se había reunido a comer con la directora del diario, Pepa Bueno, para aclarar lo que la Iglesia estaba haciendo con la investigación de la pederastia.

Fuentes conocedoras del encuentro señalan a Religión Confidencial que el cardenal Omella, que tiene una notable habilidad para las relaciones sociales, explicó a la directora del diario de Prisa lo que la Iglesia estaba haciendo con la pederastia. Garantizó, además, a la directora de El País que se iba a investigar lo que el periódico había publicado.

En la conversación se abordó la cuestión de la creación de una Comisión independiente, tal y como habían hecho otros episcopados. Sobre la mesa de la Conferencia Episcopal estaba el proyecto de crear una Comisión independiente, con personalidades de relevancia en materias judiciales, policiales, médicos, etc., para ayudar a la estrategia general de la Iglesia en la lucha contra la pederastia.

Una comisión parlamentaria

La sorpresa en estos días se produjo cuando El País publicó en primicia que ERC, Bildu y En Común-Podem iban a presentar al Congreso la solicitud de creación de una Comisión de Investigación sobre esta materia.

Durante los días posteriores, hasta ayer, el periódico se ha dedicado a alentar la creación de la citada Comisión, con la idea, entre otras, de conseguir el apoyo del PSOE.

En el editorial de ayer, El País señalaba que, “ante la gravedad de los hechos y su evidente dimensión social, este periódico reclamó en un editorial el 19 de diciembre de 2021 la creación de una comisión independiente que investigue los casos, siguiendo el ejemplo de otras jerarquías eclesiásticas en países como Francia, Alemania, Países Bajos o Australia. Dos años atrás, en junio de 2019, la Fiscalía General del Estado recomendó ya al Gobierno una comisión de expertos tras estudiar las actuaciones de otros países ante casos de abusos parecidos”.

Inacción de la Iglesia

Y más adelante afirma que “la petición de una comisión parlamentaria de investigación presentada por Unidas Podemos, ERC y EH Bildu responde a esta inacción de la Iglesia española”.

“La iniciativa del PNV reacciona ante la misma pasividad al reclamar la investigación en un formato diferente. Los nacionalistas vascos piden al Gobierno el nombramiento de una comisión de expertos que de forma independiente escuche a las víctimas, investigue sus casos y emita un informe al Parlamento con sus conclusiones. Es evidente el riesgo de que una comisión parlamentaria acabe convirtiendo un asunto tan doloroso en un nuevo pretexto para la confrontación política y el espectáculo partidista. Lo hemos visto demasiadas veces. El esfuerzo debe centrarse en conseguir la fórmula que mejor y más limpiamente pueda satisfacer el mínimo estándar de respeto a quienes ha desamparado la Iglesia durante muchos años como víctimas de delitos tipificados y que merecen el apoyo no solo de la sociedad, sino también de sus instituciones”.

Sorpresa en la Conferencia

Según fuentes de la Conferencia Episcopal Española, ha sorprendido la radicalidad de El País durante estas últimas semanas. Y también, que no se hubieran atendido las explicaciones del cardenal Presidente sobre la necesidad de que las diócesis concluyan las investigaciones de los casos sistematizados por el periódico.

Ante la cuestión de la creación de la Comisión de investigación en el Congreso, fuentes vaticanas cuentan a Religión Confidencial que existe una honda preocupación en la Secretaría de Estado, por el precedente que se sentaría con la creación de esta Comisión, que tiene el riesgo de convertirse en una causa general de la Iglesia. Máxime cuando la Iglesia ha manifestado su ayuda al Gobierno de Pedro Sánchez en materias sociales como la pobreza y la inmigración.

En los últimos días, la Secretaría de Estado ha intensificado sus actuaciones para que la Comisión, tal como se ha presentado en el Congreso, no llegue a término, insistiendo en que la Iglesia es la primera que quiere investigar esta materia, y que no se opondría a una Comisión de expertos, de carácter jurídico, pero sí a una investigación política en el Congreso. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?