Iglesia-Estado

Líderes religiosos debaten en Argentina el impacto de la fe en el cambio climático y la sostenibilidad

Quieren abrir un diálogo en el que las comunidades de fe puedan fortalecer la cooperación y solidaridad

Participantes del evento.
photo_camera Participantes del evento.

Estocolmo+50 y organizaciones basadas en la fe: las creencias religiosas, las personas y el planeta en la era del antropoceno” convocó a líderes religiosos, juveniles y referentes de organizaciones religiosas en un espacio de diálogo intergeneracional. Comprometidos en la acción climática y la sostenibilidad, los participantes brindaron sus perspectivas, testimonios y propuestas sobre cómo la fe impacta en la relación entre las personas y el planeta

El evento, realizado el pasado viernes en el Palacio San Martín, sede de la Cancillería Argentina, inspiró e impulsó prácticas innovadoras sostenibles e inclusivas de desarrollo humano. El encuentro fue promovido por el Centro Regional Ecuménico de Asesoría y Servicio junto con el Programa de Las Naciones Unidas para el Desarrollo; y acompañado por la Secretaría de Culto de la Nación; el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación y la Embajada de Suecia de Buenos Aires.

Se abrió el diálogo a cómo las comunidades de fe pueden realizar su contribución a: la reconstrucción de las relaciones de confianza para fortalecer la cooperación y la solidaridad; qué acciones sistémicas son necesarias para la recuperación equitativa, inclusiva y resiliente tras la pandemia; y de qué modo las perspectivas de fe redefinen las concepciones y las medidas del progreso y el bienestar. 

“Tenemos la convicción que la dimensión de la ética, los valores y la fe son clave para lograr un nuevo modelo de desarrollo, sostenible e inclusivo”, afirmó Claudio Tomasi, Representante Residente PNUD Argentina.

Por su parte, el Secretario de Culto de la Nación, el embajador Guillermo Oliveri, aseguró: “No tengo la menor duda que la mayoría de las confesiones religiosas cuidan y son capaces de transmitir la necesidad de cuidar el mundo en el que vivimos”.

Por otro lado, el vicepresidente Centro Regional Ecuménico de Asesoría y Servicio (CREAS), Humberto Shikiya, dijo: “Estamos reunidos no solo para conmemorar Estocolmo+50, sino para comprometernos a actuar y hacerlo ya. El intercambio que tenemos hoy sobre buenas prácticas es fundamental”. Y agregó que “la cooperación no es solo hacia la propia religión, es una cooperación que se da en términos interreligiosos y es además una cooperación multiactoral, una articulación con organizaciones de la sociedad civil, gobiernos, organismos internacionales y el sector privado”.

Finalmente, la Directora de Asuntos Ambientales de la Cancillería, la ministra Corina Lehmann, expresó: “Quiero mencionar a los jóvenes y las jóvenes en la construcción de la mirada ambiental. No son responsables de la crisis climática actual, pero han dado un fuerte impulso a la agenda ambiental. Celebro que tengan una actitud proactiva frente a los desafíos que plantea el desarrollo sostenible”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?