Católicos

Se estrena el documental “Teresita, la niña misionera” que murió con fama de santidad

"Mi hija me ha enseñado el sentido de eternidad. Me repetía para siempre, para siempre", afirma su padre en el vídeo

Teresita, la niña misionera.
photo_camera Teresita, la niña misionera.

El pasado 7 de marzo de 2021 fallecía, con tan solo diez años, Teresita Castillo de Diego. Su testimonio de santidad dio la vuelta al mundo. Ofreció sus dolores por los sacerdotes, por los niños que sufren, por todos aquellos que lo pasan mal y para que los niños conozcan a Jesús. Ella quería ser misionera y antes de morir, la Iglesia le ha concedido ese honor. 

Ahora, la Fundación EUK Mamie y HM Televisión estrena el documental "Teresita, la niña misionera" en donde sus padres, Eduardo Castillo y Teresa de Diego, su abuela Teresa González Alió y su tía Marta de Diego, así como su mejor amiga y algunos de sus primos hablan de la vida de Teresita. 

Un iluminación en Medjugorje 

En el vídeo, sus padres explican cómo en Medjugorje tuvieron una iluminación del Espíritu Santo para adoptar a un niño, ya que no habían podido tener hijos después de diez años de matrimonio. 

Y se trasladaron hasta Siberia para conocer a la niña que le habían asignado: Teresita. Tenía dos años. Al año siguiente, volvieron para adoptar definitivamente a Teresita, que la bautizaron en España con tres años. 

Sus familiares describen a Teresita que transmitía un don especial, una forma de ser abierta y daba mucho cariño. 

Los primeros síntomas de la enfermedad 

Los primeros síntomas de Teresita fueron dolor de cabeza y pérdida del equilibrio. Le realizaron una resonancia donde descubrieron un tumor muy grande "y nos dieron las condolencias". Tenía cinco años y le trasladaron al hospital La Paz. 

Tras una primera operación le extirparon todo lo posible y le dieron quimioterapia. Pero a finales de 2018 le había crecido el tumor. Hizo la comunión y posteriormente le operaron. Y en 2019, volvió a crecer el tumor. Esta vez se fueron a Suiza. 

Un año antes de su muerte fue cuando vio los dibujos de la madre Teresa de Calcuta. "Me dijo con mucha fuerza que quería ser misionera para llevar a Jesús al mundo. Y vi que esa fuerza podría ser una vocación y ser de Dios", afirma su padre. 

Madurando con el sufrimiento 

Eduardo Castillo explica cómo su hija decía que ella estaba enamorada de Jesús y cómo Teresita fue madurando con el sufrimiento. "Teresita no se quejaba mucho, lo llevaba con resignación, alegría y sencillez. En medio de su dolor, que se le rompieron algunos capilares cerebrales, repetía: Corazón de Jesús en vos confío. Jesús la quería para él", afirma su padre. 

El Papa también ha tenido noticias de la vida de Teresita y ha dirigido una carta a sus padres. "Mi hija me ha enseñado el sentido de eternidad. Me repetía para siempre, para siempre", dice su padre. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?