Opinión

Elizalde y sus conversaciones en la Catedral

Juan Carlos Elizalde obispo de Vitoria.
photo_camera Juan Carlos Elizalde obispo de Vitoria.

Tengo que confesar que no es la primera vez que el obispo de Vitoria, monseñor Juan Carlos Elizalde, me sorprende. Da la impresión de que, no en una, ni en dos ocasiones, en varias, se sale del carril, vamos, de lo que suele ser habitual, incluso en un obispo.

Al margen de que me dicen que ha obrado un pequeño milagro en su Seminario, y no solo por el número considerable de seminaristas, me he topado con que se ha lanzado a unas “Conversaciones en la catedral”, no se si a lo Vargas Llosa o a lo Umberto Eco, que me parecen una excelente idea.

Convertir la cátedra del obispo en una sillón de diálogo, en el que el pastor ofrezca razones, haga juicios, o como ahora se denomina, discernimientos, dialogue, al fin y al cabo, es un valor añadido.

Esperemos que en el tsunami episcopal del País Vasco, Elizalde no se convierta en un verso suelto. Ah, y que siga ahí el tiempo que sea oportuno y necesario.

En esta ocasión, y parece que no es la primera del formato, monseñor Elizalde es entrevistado por el periodista y sociólogo Manuel Campo Vidal, ejemplo del “establishment” cultural y periodístico español.

Un periodista que representa una cierta imagen de progreso, incluso, progresía, de esa asumible comprensión de las tendencias de pensamiento y cultura. Un experto, sin duda, en comunicación. Hay algún testimonio visual suyo, creo que en la serie del BBVA, sobre comunicación que merece mucho la pena.

Los lectores tienen el vídeo de la Conversación en la catedral en la web de la diócesis de Vitoria. Pueden verlo con calma. Impresiona, quizá mucho, la escenografía, el escenario, la colocación de los intervinientes, en una gran tarima, delante de las gradas del presbiterio.

Sobre el coloquio, algunos datos interesantes. Quizá el primero, que ofrece Campo Vidal, -se ve que está globalmente bien informado-, es que se considera que en los últimos años, en América Latina, el 25 % de los católicos se han ido a sectas o iglesias evangélicas.

He tenido la impresión de que más que lo que dice y responde el obispo, sus argumentos, los datos que da o los que no da, lo importante de la iniciativa es la actitud, el hecho de que el obispo se ponga delante de una persona pública que le interrogue, le interpele. Algo así como un ejercicio de exposición pública de disponibilidad, de trasparencia y de compromiso.

Enhorabuena pues a monseñor Elizalde. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?