Zoom

El Vaticano debería explicar las palabras del Papa Francisco sobre las uniones homosexuales

El Papa Francisco y Evgeny Afineevsky.
photo_camera El Papa Francisco y Evgeny Afineevsky.

Personalmente creo que el director editorial del Dicasterio de Comunicación, Andrea Tornielli, no tardará en escribir un editorial en Vatican News, el portal de la Santa Sede, explicando y matizando las palabras del Papa Francisco sobre las uniones homosexuales, palabras que han dado la vuelta al mundo y que ha tenido tantísima repercusión mediática y social. 

La polémica surge a raíz de la opinión que el Santo Padre emite en el documental del director ruso Evgeny Afineevsky y que fue presentado ayer en Roma, tal y como explica Vatican News. 

El documental lleva por título "Francesco" y narra el Magisterio del Papa Francisco a través de una serie de entrevistas sobre los principales temas de su pontificado. El director Afineevsky ha afrontado en varias de sus películas la situación de las personas homosexuales.

Pues bien, la agencia Rome Reports explica los hechos de la siguiente manera: Cuando el director le pregunta (al Papa) si un homosexual puede llevar a sus hijos a la iglesia, le responde: “Las personas homosexuales tienen derecho a estar en la familia, son hijos de Dios, tienen derecho a una familia. No se puede echar de la familia a nadie ni hacerle la vida imposible por eso. Lo que tenemos que hacer es una ley de convivencia civil, tienen derecho a estar cubiertos legalmente.”

Rome Reports, que no es la agencia del Vaticano sino "una agencia de noticias televisivas, privada e independiente, con base en Roma, Italia, especializada en cubrir el Papa y el Vaticano", explica detenidamente lo que ha querido decir el Papa Francisco: 

"Francisco recuerda que en el pasado había afrontado esta cuestión. Se refiere a sus años como arzobispo de Buenos Aires, cuando se opuso a la aprobación de una ley sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero aprobó que se diera protección legal a los derechos de parejas homosexuales en cuestiones como herencias o posibilidad de visitar en el hospital. La propuesta de Francisco no es equiparar la convivencia de dos personas homosexuales al matrimonio católico, sino respetar las decisiones privadas y mostrar que todas las personas tienen igual dignidad. Francisco:“Se debe acompañar a las personas como las acompañaría Jesús. Cuando una persona que tiene esta condición va ante Jesús, no le responderá: '¡Vete porque eres homosexual!', no”.

Vuelvo a insistir: una polémica de estas características que ha dado la vuelta al mundo, y que la mayoría de los medios y televisiones han titulado "El Papa Francisco apoya las uniones civiles entre homosexuales", debería ser aclarada inmediatamente, al menos, por los responsables de comunicación del Vaticano. 

Máxime, cuando la doctrina actual de la Iglesia no apunta en esa dirección.  El último documento al respecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe, del 28 de marzo de 2003 (durante el pontificado de San Juan Pablo II) que fue firmado por su prefecto, el cardenal Joseph Ratzinger (futuro Benedicto XVI), titulado Consideraciones acerca de los proyectos de reconocimiento legal de las uniones entre personas homosexuales dice explícitamente lo siguiente:  "La Iglesia enseña que el respeto hacia las personas homosexuales no puede en modo alguno llevar a la aprobación del comportamiento homosexual ni a la legalización de las uniones homosexuales. El bien común exige que las leyes reconozcan, favorezcan y protejan la unión matrimonial como base de la familia, célula primaria de la sociedad. Reconocer legalmente las uniones homosexuales o equipararlas al matrimonio, significaría no solamente aprobar un comportamiento desviado y convertirlo en un modelo para la sociedad actual, sino también ofuscar valores fundamentales que pertenecen al patrimonio común de la humanidad. La Iglesia no puede dejar de defender tales valores, para el bien de los hombres y de toda la sociedad". 

Por lo tanto, creo que urge una explicación de la Santa Sede para sacarnos de dudas. 

Zenón de Elea. 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes