Zoom

La reconvención de monseñor Argüello a los obispos

Mons. Luis Argüello.
photo_cameraMons. Luis Argüello.

Si hay una persona que ha sorprendido positivamente en la Iglesia es el nuevo obispo Secretario General de la Conferencia Episcopal, monseñor Luis Argüello. Hombre de indudables habilidades dialécticas, amplias lecturas, fina inteligencia y probada, en su diócesis de Valladolid, capacidad de gobierno.

La semana pasada, Religión Confidencial ofreció a los lectores la noticia de que en la Asamblea Plenaria se había abordado la nueva situación de Pontificio Instituto Juan Pablo II. Al inicio de los trabajos en la Plenaria, Argüello lanzó a los obispos una seria reconvención, con este argumento: los temas tratados en la denominada sesión reservada no pueden comentarse fuera del aula, y menos a los medios.

No sabemos si, cuando lo dijo, estaba en una sesión reservada o no. Entendemos, por otra parte, que todas las sesiones son reservadas, en la media en que no son públicas, como ocurre en otros ámbitos asamblearios que tienen relación con los medios. Monseñor Argüello hizo esta advertencia con un tono afectado.

Tenga claro monseñor Argüello que admiramos profundamente su trabajo y le consideramos un obispo clave para el presente y el futuro de la Iglesia Católica en España. Nada de nada contra sus actuaciones, ni mucho menos.

Pero eso no quita para que, con un criterio prudencial, salga a la luz lo que a todas luces es relevante para los católicos y para aquellas personas interesadas en lo que ocurre en la Iglesia.

Damos por supuesto que los obispos, los que nos son obispos en la Conferencia -lo que en la jerga se llaman “fontaneros”-, y los invitados a la Conferencia Episcopal, son personas con criterio y saben lo que hacen y lo que dicen, y por qué lo hacen y dicen.

Quizá este episodio pueda servir para replantear algunas estrategias informativas de la Conferencia Episcopal y de la relación con algunos medios.

Somos conscientes de que monseñor Argüello, hombre de experiencia en el mundo civil, sabe que también un medio de comunicación vale, no solo por lo que sabe y cuenta, sino por lo que sabe y no cuenta como decisión ética de responsabilidad con las personas a las que afectan las noticias.

Nuestra apuesta por la verdad siempre se hará en libertad. Verdad y libertad, servicio a los lectores, al fin y al cabo.

Zenón de Elea

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?