Zoom

El Papa dice que la homosexualidad no es delito, pero sí pecado

La periodista de AP entrevista al Papa Francisco. Foto: Andrew Medichini.
photo_camera La periodista de AP entrevista al Papa Francisco. Foto: Andrew Medichini.

El Papa Francisco ha concedido una nueva entrevista periodística a la legendaria agencia de noticias norteamericana Associated Press. Hay dos titulares destacados: el primero sobre lo que dice, a preguntas de la periodista, sobre la homosexualidad (recogida por muchos medios de comunicación a nivel nacional) y el otro tema sobre la advertencia al sínodo de la Iglesia Católica en Alemania. 

Tema homosexualidad: Associated Press titula así: "El Papa dice que la homosexualidad no es un crimen". Otros medios destacan que Francisco ha pedido que se acaben con las "leyes homófobas". Y si nos quedamos solo en estos titulares, muchos católicos y no creyentes podrían sorprenderse. ¿Qué ha querido decir el Papa? se preguntarán. 

Pero lo que ha dicho sobre la homosexualidad, alto y claro (aunque la agencia lo recoja casi al final de la entrevista) es lo siguiente: "Bromeando consigo mismo, Francisco articuló la posición: “No es un crimen. Sí, pero es un pecado. Bien, pero primero distingamos entre un pecado y un crimen. También es pecado faltar a la caridad unos con otros”. 

La entrevista ha sido troceada en distintas piezas. En otra de ellas, (se puede leer aquí) señala: El Papa Francisco ha intensificado sus críticas a la discriminación contra los miembros de la comunidad LGBTQ . Calificó de injustas las leyes que criminalizan a los homosexuales, pero reiteró la enseñanza de la Iglesia Católica de que la actividad homosexual es pecaminosa. Respecto a los obispos que criminalizan las leyes contrarias a la homosexualidad, dijo: “Estos obispos tienen que tener un proceso de conversión”,  deben aplicar “la ternura, por favor, como Dios la tiene con cada uno de nosotros”.

Jorge Enrique Mújica en Zenit, relata magníficamente bien la conversación entre la periodista y el Santo Padre y recoge las palabras de Francisco. Se puede leer aquí. 

No cabe duda que a estas alturas de siglo XXI, nadie en su sano juicio criminalice a los homosexuales, salvo los radicales, fanáticos, yihadistas, países musulmanes y algunos otros ex soviéticos.... La mayoría de los países occidentales favorecen sus derechos en las leyes, incluso se regula sobre su convivencia.

Otra cosa es que muchos sigan pensando que su amor y unión es algo distinto a un matrimonio "igualitario" y que un buen número de científicos sigan argumentando que los niños maduran de forma más completa con una figura paterna y otra materna, y que la adopción por parte de parejas homosexuales puede ser discutida. Advierto, no estoy poniendo en duda que los homosexuales puedan cuidar y educar a los niños tan bien o mejor que los que no lo son. Hasta aquí mi opinión libre y sin intención de ofender a nadie. 

Sobre el sínodo alemán. Paso al segundo tema. Debo decir que sobre este asunto, agradezco mucho las palabras del Santo Padre. Sin ir más lejos ha dicho que el proceso de reforma de la iglesia alemana es elitista e ideológico

Estas son algunas de sus advertencias:

Sobre las peticiones de que los sacerdotes se puedan casar ​​o bendecir personas del mismo sexo y otras posibles reformas liberalizadoras, considera que pueden volverse perjudicialmente “ideológico”.

El diálogo es bueno, pero “la experiencia alemana no ayuda”.

Dijo que el proceso hasta la fecha ha sido liderado por la “élite” porque no involucra a “todo el pueblo de Dios”.

“Aquí el peligro es que se filtre algo muy, muy ideológico. Cuando la ideología se involucra en los procesos de la iglesia, el Espíritu Santo se va a casa, porque la ideología vence al Espíritu Santo”. 

“Debemos ser pacientes, dialogar y acompañar a estas personas en el verdadero camino sinodal”. El objetivo es ayudar a este camino más elitista para que no termine mal de alguna manera, sino que también se integre a la iglesia”.

Personalmente, le agradezco al Santo Padre su respuesta al camino sinodal alemán. Que tomen nota los obispos alemanes disidentes, y ya van unas cuantas advertencias. 

Zenón de Elea. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?