Zoom

Los hermanos Williams, (selección española y Ghana) y la preocupación de los obispos de Canarias por los migrantes

Iñaki y Nico Williams.
photo_camera Iñaki y Nico Williams.

La Iglesia en Canarias vive en sus propias carnes la preocupación por la inmigración. En otras partes de España parece que es un asunto que nos parece lejano y, cuanto menos, en ocasiones criticamos la cantidad de refugiados que vienen a nuestro país. No voy a entrar a discutir este asunto que, ciertamente, a veces es demasiado machacón, tanto por los gobierno de izquierda, como si se me permite, el mensaje de la Iglesia en los últimos tiempos. 

Sin embargo, sí me ha parecido inquietante que los obispos de Canarias y Tenerife, organicen un encuentro personal con los periodistas, para hablar de la difícil situación que se viven en las islas con la inmigración y, sobre todo, con los menores tutelados. 

Esto es lo que han dicho

"La presión sobre Canarias con respecto a los menores no acompañados y jóvenes ex tutelados es cada vez mayor. En cuanto a los menores inmigrantes no acompañados, que son responsabilidad de la comunidad autónoma, según la Dirección General del Menor, son 2.235 los menores tutelados. 

Al cumplir los 18 años muchos de estos jóvenes, solamente en Gran Canaria unos 1.000 y otros tantos en los próximos meses, terminan en situación de calle. En muchos casos, sin la madurez, capacitación, ni apoyos suficientes para una vida autónoma y un acceso al mercado laboral". 

Es decir, les dejamos entrar a nuestro país por distintas circunstancias, la mayoría de la veces en búsqueda de una vida mejor, y después no hay programas para su inclusión social.

Los obispos de las islas lamentan que la situación en las islas sea cada vez más desesperada. Por eso, entre otras medidas han acordado apelar a la solidaridad del conjunto de la Iglesia española impulsando desde Canarias, con el apoyo del Departamento de Migraciones de Migraciones de la CEE, el proyecto Corredores de Hospitalidad, que derive en la acogida integral de jóvenes ex tutelados.

Y ante la preocupación de la Iglesia en Canarias, me he acordado, viendo el primer partido de la selección española en Qatar de Iñaki y Nico Williams, hermanos y delanteros del Athletic Club. Ambos nacidos en Bilbao. Y, sin embargo, cada uno juega en una selección distinta. El mayor lo hace con Ghana mientras que el pequeño ha debutado en el Mundial de Qatar con la selección española.

Iñaki Williams en varias entrevistas ha recordado: ·"Mi madre saltó la valla de Melilla embarazada de mí". En mayo del 2018, el futbolista compartía en su cuenta de instagram un vídeo de homenaje a sus padres -renombrados Félix y María- en el que reconstruía su periplo desde Akra (en Ghana) hasta Melilla, de Melilla a Málaga, de Málaga a Madrid y de Madrid a Bilbao. Han vivido pobres pero han superado las adversidades. Y aquí están, jugando en la primera división de la liga española, y en la sección, uno en Ghana y al otro lo vemos entre las filas de nuestra selección. 

Y con estos ejemplos, debemos sentirnos orgullosos de acoger a las inmigrantes que escapan de la nada de sus países para ofrecer a sus hijos una vida mejor. Tomemos cuenta de su ejemplo. 

Zenón de Elea. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?