Solidaridad

Un concierto benéfico para que nadie se olvide de los cristianos que sufren el invierno de la primavera árabe

La situación de los cristianos en Oriente Medio empeora día a día. La llegada al poder en muchos de estos países de un islamismo de tintes radicales les ha puesto en el disparadero, frecuentemente de modo literal. Muchos preparan las maletas para exiliarse por miedo, pero Ayuda a la Iglesia Necesitada, entre otros, trabaja para que los que se quedan lo hagan en las mejores condiciones posibles. En este caso, con un concierto benéfico. Ya no quedan entradas pero se puede colaborar con la fila 0.

Mañana, 13 de noviembre, martes, a las 19 horas, tendrá lugar en el auditorio del Colegio de Médicos de Madrid (frente al Centro de Arte Reina Sofía. Acceso por la c/ Sta. Inés s/n.), el concierto de música clásica a favor de los cristianos perseguidos y necesitados en todo el mundo. El coste, íntegramente destinado a ellos, es de 15 € por una entrada y 25 € por dos. La orquesta del director ruso de fama internacional Dmitri Loos interpretará obras de Bach, Tchaikowski, Bizet, Rachmaninov y Dvorak. Aunque gracias a la generosidad de la gente ya se han agotado las entradas, existe la posibilidad de colaborar con una fila 0.

El concierto lo presentará la periodista Marta Baeza y contará con la presencia del doctor José María Villalón y la periodista Mari Ángeles Fernández. Las últimas plazas se pueden adquirir en la sede de la organización (calle Ferrer del Río, 14) o en el teléfono 91 725 92 12.

Se trata solo de otra de las iniciativas que Ayuda a la Iglesia Necesitada lleva a cabo para auxiliar a quienes no tienen a nadie que se preocupe por ellos. Dos días más tarde, el jueves 15, la acción se repite pero con el cine como medio. En Gerona, en la Casa Obispo Cartañá, se proyectará la película Érase una fe, también con el objeto de recaudar dinero para enviárselo a los cristianos que sufren.

La persecución que sufren no resuena en los medios de comunicación de Occidente y su voz se apaga poco a poco. Si las circunstancias no cambian, en apenas dos o tres decenas no quedará un solo cristiano en la zona donde Cristo vino al mundo. Pese a las dificultades, hay quien sigue trabajando por la esperanza.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?