Diócesis

Los restos de San Juan Bosco arrasan por donde van. La diócesis de Huesca, la última en movilizarse para acoger al fundador de los salesianos

El recorrido por las diócesis españoles de la urna-relicario de San Juan Bosco está trayendo semillas de esperanza, no solo para las comunidades salesianas de cada lugar, sino para todas las Iglesias locales. En el puente de los Santos, Huesca ha acogido al patrón de la juventud con vigilias juveniles, actos para los más pequeños, adoraciones eucarísticas y dos misas centrales presididas por el obispo de Huesca-Jaca y el de Barbastro-Monzón, respectivamente.

Mucha gente del entorno salesiano y del mundo eclesial se debe estar frotando los ojos. El último milagro del santo italiano ha consistido en congregar multitudes por donde va y en acercar a Cristo a muchos alejados y jóvenes. Galicia, las ciudades andaluzas o el Levante dan fe de este fenómeno, que siembra nuestro país de fervor y de alegría por llevar el mensaje del Señor a los que no creen. Y la Iglesia pone en marcha a sus departamentos de Pastoral para aprovechar al máximo la permanencia de la urna por estas tierras.

En la diócesis oscense, todos tienen su momento para venerarla: los niños, los adolescentes, los jóvenes, las comunidades religiosas, la Adoración Nocturna, la Coral de música, los alumnos salesianos... Este regalo presenta una calidez especial para aquellas zonas más lejanas de los grandes núcleos urbanos. No en vano, don Bosco vivió como un sacerdote rural, uno de los suyos. El relicario, por su parte, continúa viaje y parte ahora hacia Barcelona, donde pondrá punto y final a su caminar por tierras españolas. En principio, se cuenta con que pase por los 130 países donde tiene presencia la orden salesiana.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes