Diócesis

Es párroco de Santa María de Caná, en Pozuelo (Madrid)

Jesús Higueras: “Desde que soy Misionero de la Misericordia, las confesiones han aumentado muchísimo”

Ha explicado en veinte ocasiones la Bula de la Misericordia del Papa y ha perdonado pecados considerados muy graves

Jesús Higueras, párroco de Santa María de Caná (Pozuelo de Alarcón, Madrid).
photo_camera Jesús Higueras, párroco de Santa María de Caná (Pozuelo de Alarcón, Madrid).

Desde que el Papa Francisco nombró a más de mil sacerdotes españoles Misioneros de la Misericordia, las tareas de Jesús Higueras se han multiplicado. Además de sus funciones habituales, el sacerdote debe predicar las palabras de la Bula Misericordiae Vultus, es decir, el mensaje del Papa sobre la Misericordia y estar más disponible para confesar a quien quiera.

Jesús Higueras ha declarado a Religión Confidencial que se sorprendió por el notorio aumento de afluencia en su confesionario. “Ha venido gente con pecados muy fuertes que se han reconciliado con Dios y consigo mismos”, declara. Entre sus confesados, se ha encontrado personas que llevaban decenas de años sin acudir al Sacramento.

Este aumento de afluencia podría deberse a las competencias que diferencian a un Misionero de la Misericordia de un sacerdote corriente. Este tipo de religiosos, designados por el Papa, tienen la capacidad de absolver algunos pecados que, en circunstancias normales, están reservados a la Sede Apostólica. Esto es, la profanación de las Especies de la Eucaristía, el uso de la fuerza contra el Papa, la absolución de un cómplice de pecado contra el sexto mandamiento y la violación del secreto de confesión.

Otra de las funciones del párroco como Misionero de la Misericordia es la de predicar el mensaje del Papa sobre el Año Jubilar. En lo que va de año, ya ha protagonizado veinte actividades entre parroquias, diócesis y uniones de sacerdotes.

El hombre, respetado en su debilidad

Según Jesus Higueras, el mensaje más importante que está transmitiendo es la necesidad de crear una sociedad que respete a los débiles. “Dios no pone condiciones para querernos, nos ama tal y como somos”. Para el sacerdote, la Misericordia nace de la Verdad, la Verdad lleva a la Justicia, la Justicia se encarna en Dios y Dios es Misericordia”.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable