De Libros

Lo que no se dice de la Edad Media y se debiera decir

El ensayista italiano Stefano Fontana realiza una completa síntesis de las grandes aportaciones de los pensadores medievales a la civilización occidental

Stefano Fontana.
photo_camera Stefano Fontana.

Fue Romano Guardini quien escribió que “para hacerse una idea exacta de la naturaleza de a Edad Media hace falta librarse de todas las valoraciones polémicas que se remontan al Renacimiento y a la Ilustración y que aún hoy en día desfiguran su imagen, pero también de todas las glorificaciones del Romanticismo, que atribuyen a la Edad Media un carácter canónico y han impedido a más de uno a entrar en contacto con el presente sin prejuicios. Juzgada con el sentimiento moderno del mundo, la Edad Media parece fácilmente una mezcla de lo primitivo y lo fantástico, de coacción y dependencia. Pero esta imagen no tiene nada que ver con el conocimiento histórico”.

Necesidad de una identidad 

Se da la paradoja de que la imagen de la Edad Media, en un mundo cultural que la rechaza, se ha convertido en el contexto ideal para determinadas sagas que, tanto en la ficción como en la literatura, hacen las delicias de los contemporáneos.

Proliferan por doquier las novelas medievales como si fueran el síntoma de una búsqueda de un pasado perdido, la necesidad de una identidad. Pero de esa mirada al pasado lo que se rechaza por sistema es el cristianismo.

Es más, en algunas novelas o series de ficción parece que hay una línea de continuidad entre la depravación de la Iglesia en la época medieval y en la actual, como si se lanzara el mensaje de que “ya entonces la Iglesia era así y lo sigue siendo ahora”. Evito referencias concretas para no hacer publicidad.

Síntesis de la filosofía cristiana 

Por eso es necesario traer aquí los trabajos de reciente aparición que ayuden a tener la ideas claras y un certero criterio sobre lo que fue el pasado. En esta ocasión nos encontramos con una interesante síntesis de la filosofía cristiana desde san Pablo a Guillermo de Ockham.

Digo filosofía cristiana por Stefano Fontana, que dedica un primer capítulo a reflexionar qué se entiende sobre filosofía cristiana y si podemos hablar de una filosofía cristiana, más allá de una común percepción de que es la filosofía hecha por cristianos. Un capítulo inicial que apunta más que concluye, aunque sienta las bases de lo que es la arquitectura posterior del libro, una magnífica síntesis de las grandes aportaciones de los pensadores medievales a la cultura y la historia de la civilización occidental.

Padres apostólicos 

En este sentido, nuestro autor, que parte de san Pablo y de lo que en su pensamiento podemos encontrar como interpelación filosófica, camina detrás de más de un centenar de nombres a lo largo de la historia.

Desde los padres apostólicos y los apologistas del siglo II, pasando por la patrística, san Agustín y la filosofía cristiana del siglo VI al XI, Boecio, Isidoro de Sevilla, Beda el Venerable, Alcuino de York, Fredegiso de Tours, Godescalco de Orbais, Hincmario de Reims, Juan Escoto Erígena, Pedro Damián, Berengario de Tours y Lanfranco de París, hasta la escolástica medieval, en la que echa el resto.

Y ahí llega el punto fuerte del libro con la mediación de la filosofía árabe y el averroísmo, Al-Farabi, Avicena y Averroes, la figura de Anselmo de Canterbury, Pedro Abelardo, y los nominalistas, un santo Tomás de Aquino explicado en profundidad a través de varios apartados, san Buenaventura, la crisis de la escolástica, y dos capítulos finales sobre el concepto de persona en la Edad Media y la originalidad clásica de la Edad Media cristiana.

Sin duda, como aparece en varios momentos, este libro es deudor del pensamiento y de las obras de Étienne Gilson.

Primera obra publicada en español 

Por cierto que me sorprenden algunas afirmaciones sobre la relación entre el gnosticismo, su deriva hacia núcleo racional de la fe y su relación con la teología de K. Rahner, quien también es citado cuando habla de la escolástica de Lovaina y su esfuerzo de relación con la filosofía idealista.

Se me olvidaba. Stefano Fontana es publicista y ensayista italiano, director del Observatorio Internacional Cardenal Van Thuân para la Doctrina Social de la Iglesia. Es editorialista de la Nueva Bussola Quotidiana. Y esta es su primera obra publicada en español.

La sabiduría de los medievales

Stefano Fontana

Homo Legens

La sabiduría de los medievales.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?