De Libros

¿De qué batalla cultural estamos hablando?

Librar la batalla cultural.
photo_camera Librar la batalla cultural.

Durante los lunes del mes de marzo de 2021, en plena pandemia global, la Fundación Cultural Ángel Herrera-CEU organizó una serie de encuentros, diálogos, sobre la denominada batalla cultural, entendida no como propaganda política sino “con la sana confrontación de ideas que ha de darse en el espacio público”, según los organizadores. Es decir, de la cultura pensada a la cultura vivida, subtitulo del libro.

En un momento de la historia en el que prima la tiranía de las lágrimas sobre la lógica, en el que se impone la cultura de la cancelación, es oportuno pensar sobre cómo se están confrontando las ideas, qué efectos tienen las ideas en la vida, qué ámbitos reales hay de encuentro entre la cultura y el cristianismo. Y, también, en el trasfondo, dónde están los intelectuales cristianos hoy en la sociedad plural. 

Varios autores 

La riqueza de este libro, por cierto coordinado por los profesores Agustín Domingo Moratalla, Isidro Catela Marcos, Pablo H. Velasco Quintana y Fernando Lostao, radica en la pluralidad de quienes aquí escribe.

Estos son sus nombres: Cayetana Álvarez de Toledo, Monseñor Luis J. Argüello, José Francisco Serrano Oceja, Fernando García de Cortázar, Mario Garcés Sanagustín, Miguel Ángel Quintana Paz, Cristina Casabón, Esperanza Ruiz, Mariona Gúmper, M. Teresa Compte Grau, Juan Arana Cañedo-Argüelles, Josep Miró i Ardèvol, Frenando Prado, Francisco J. Contreras y M. del Carmen Herrando. Además de los coordinadores. 

En la práctica habría que decir que no estamos ante un solo libro, sino ante, al menos, dos libros, si agrupamos las colaboraciones. Uno de ellos aborda la respuesta a la cultura de la izquierda, a la identity polities, a la cultura de la cancelación. Pertenecen a ese núcleo las aportaciones de quienes en este libro están más volcados en la política, o por ser diputados del PP y VOX o por ser periodistas o profesores dedicados a estos menesteres.

Análisis de la cultura actual 

El segundo libro es el que plantea un análisis de la cultura actual desde le punto de vista del diálogo con la fe y el cristianismo. En este grupo ocupa un lugar destacado la intervención de monseñor Argüello, que hace una aportación bien interesante sobre la batalla en la vida del cristiano y un análisis de la situación cultural actual apuntando a núcleos de relevancia que están prescribiendo ideas y formas de vida que no pueden ser obviados en el diálogo con la fe.

Como todo libro colectivo, las aportaciones reflejan mucho las preocupaciones de los autores. Hay ciertas repeticiones argumentales, también hay diversidad de estilos, de géneros, incluso de tipos de argumentación. Pero el volumen tiene un alto valor en cuanto a la pluralidad de cosmovisiones en las que está instalado el catolicismo hoy en España.

Críticas y alabanzas 

Como la procedencia intelectual de quienes hacen las aportaciones es variada también lo son sus tesis. Se podría decir, incluso, que hay diferencia a la hora de abordar la temática según generaciones. Desde las tesis más oficialistas, basadas en una repetición del magisterio de los papas, a las más atrevidas que se permiten una crítica incluso a la jerarquía de la Iglesia, como es el caso de Miguel Ángel Quintana Paz cuando afirma que “en el peor de los casos, sin embargo, se ha acatado por las jerarquías eclesiales la citada invasión de todos los ámbitos culturales y la consiguiente nueva hegemonía cultural de la izquierda, ante las cuales no se ha respondido con una batalla cultural propia desde el legado cristiano, sino solo con un intento por hacerse gratas a ese nuevo hegemón”.

Tengo que decir que una de las sorpresas de este libro es descubrir que hay colaboradores que siguen instalados en sus constantes de siempre y que, sin embargo, hay otros, u otras, que representan un novedad incluso para este tipo de ambientes.

 Decía Gramsci, uno de los autores más citados en esta lid, que la lucha por la hegemonía cultural (para él materialista) era una lucha de posiciones y trincheras.

Segunda Transición

Si hay un tema recurrente es el de la referencia a la historia inmediata, a los consensos de la Transición, a esta segunda Transición en la que estamos inmersos, y al papel de las izquierdas y las derechas en ese proceso. 

En el período de la Transición política, -y ahora estamos o en su defensa, por un lado, o en su deconstrucción, por otro- se asentó un “status quo” cultural, no solo político. Ahí se generalizó lo que se ha denominado la hegemonía cultural de la izquierda en España. Una hegemonía patente en los productos culturales de consumo masivo, novela, teatro, cine, series de ficción cuando llegaron... No tanto en determinados ámbitos de la educación.

La propuesta cristiana, por no decir solo la Iglesia, que contribuyó decisivamente a las transiciones conceptuales y culturales, desde lo específico de la transición religiosa del Vaticano II, perdió el protagonismo en el ámbito cultural. No en el mediático, ni en el educativo. Pero se produjo una disfunción dado que se rompió la cadena de transmisión entre la fuente educativa, también la universitaria, con lo mediático, y de lo mediático con lo cultural. Lo educativo se volvió técnico, para poder competir en el mercado, o para acreditarse, y lo mediático, político, para influir en la gestión pública. Pero se abandonó lo cultural, entre otros aspectos claves de ese abandono está la cultura del entretenimiento, en una sociedad en la que el ocio ha captado las mentes de las nuevas generaciones.

Y en éstas estamos.

¿Librar la batalla cultural?

Agustín Domingo Moratalla et alii

CEU Ediciones

Librar la batalla cultural.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?