De Libros

Cuando el amor no es amado

El dominico Adrien Candiard en su libro “Unas palabras antes del Apocalipsis” da algunas claves de cómo leer el Evangelio en tiempo de crisis

Fr. Adrien Candiard.
photo_camera Fr. Adrien Candiard.

No está mal que, de vez en cuando, traiga a esta página algún libro contemporáneo de buena espiritualidad. Es el caso de esta novedad del dominico Adrien Candiard, que se ha convertido en uno de los referentes de la literatura espiritual más aseada y más fiel a la tradición de la Iglesia, con su conocimiento notable no solo de la historia eclesial sino de los Padres.

Literatura católica francesa

Sus libros, no muy amplios en páginas, tienen la frescura de la nueva generación de la literatura católica francesa, modelo F. Hadjadj, por citar a uno, o en otro sentido a Ch. Bobin.

Una espiritualidad que conoce bien el corazón del hombre y la mujer contemporáneos, que sabe de sus anhelos, de las dificultades, y que está volcada en lo esencial de la propuesta sobre la vida en Jesucristo.

En el caso que nos ocupa, el subtítulo del libro es revelador: “Leer el Evangelio en tiempo de crisis”. No en vano, el libro se articula en torno a una exégesis del capítulo 13 de Marcos, digámoslo así, el discurso escatológico de Jesús.

Crisis de la Iglesia 

Candiard dice que “no ignoro las crisis por las que está pasando la Iglesia, ni su descenso numérico aparentemente impensable en Occidente”.

Tampoco ignora la crisis del mundo, la presencia de unos jinetes del Apocalipsis que “cabalgan con más alegría que nunca sobre el conjunto del planeta”. El mundo se ha vuelto imprevisible e inquietante. El modelo de progreso ha caducado.

¿Qué pensar? ¿Qué hacer? ¿Qué no enseña el Evangelio? ¿Qué dice la Revelación de Dios? ¿Cómo se llega, como se es cristiano en este momento de la historia?

Fin del mundo 

Dice nuestro autor que “no tiene la ambición de proponer en este librito, un comentario exhaustivo que busque las correspondencias, ni entresacar las estructuras literarias o buscar las resonancia bíblicas de cada palabra. Ese trabajo ya lo han realizado biblistas mucho más competentes que yo. Por mi parte, me propongo algo más modesto: simplemente proceder a la lectura de este discurso de Jesús. (…) Y la paradoja de la Buena Nueva es que tal vez necesitemos aceptar hablar un poco del fin del mundo para volver a encontrar, en este mundo, una gotita de esperanza”.

Solo voy a destacar dos aspectos de esta propuesta que, cada lector o lectora, debe hacer vida. El primero de ellos es la relación que propone entre la Palabra de Dios e historia, contra tentaciones gnósticas al uso.

Palabra de Dios e insignificancia 

Alerta del “riesgo en que hacemos incurrir a la Palabra de Dios cuando la privamos de todo alcance real sobre la marcha del mundo es el de la insignificancia”. 

Y la síntesis a partir de la afirmación de que el mensaje de Jesús siempre salva y revela, que “el escándalo de este mal que desfigura el mundo es siempre el mismo, de generación en generación. Y su explicación es, en el fondo, siempre la misma: el amor no es amado. El mismo rechazo que crucificó al Amor hecho hombre sigue estando siempre activo”.

Al fin y al cabo, el combate escatológico, con su violencia y sus incertidumbres, “es el que actúa en mis tics de egoísmo y en mis deseos de hacer el bien, en mis fidelidades y en mis impaciencias. Y vencer en este combate es, en primer lugar, aceptar que la victoria ya está adquirida, no en virtud de mis esfuerzos, sino por el amor infinito que se muestra en la cruz de Jesús y que tengo que dejar entrar, poco a poco, en mi propia vida”.

Unas palabras antes del Apocalipsis

Adrien Candiard

Encuentro

Portada del libro.
Portada del libro.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes