De Libros

La conquista de uno mismo o el secreto de la vida

El libro de la carmelita descalza Pilar Huerta Román ‘La distancia entre los dedos’ describe la historia de un personaje en búsqueda de la felicidad

Pilar Huerta Román, carmelita descalza.
photo_camera Pilar Huerta Román, carmelita descalza.

Quizá lo primero que deba hacer en esta reseña es presentar a la autora. Pilar Huerta Román es carmelita descalza en el monasterio de san José de Toro (Zamora). Sus libros anteriores, “El Telar de la palabra” y “Mejor será que hilen”, fueron eco de esa experiencia espiritual tras las huellas de Santa Teresa, con una indudable aportación de espiritualidad bíblica.

Ahora con éste último se sale, en cierta media, del género de la literatura espiritual, pura y dura, para ofrecernos un libro de acompañamiento, de esos que se denominan ahora de autoayuda. Y lo hace a través de la historia de un personaje en búsqueda de la felicidad.

Felicidad 

La felicidad, gran tema. Hoy, cuando hablamos de salud, solemos hablar también de felicidad. Quizá haya una especie de miedo a decir que somos felices, que podemos ser felices, que deseamos ser felices. Si el corazón del hombre busca la felicidad, son no pocas las equivocaciones esquivas en esa búsqueda. “La felicidad no depende de nuestros logros, ni de nuestras conquistas. Está dentro de uno mismo”, leemos. En este libro hay mucho de Teresa de Jesús y de Juan de la Cruz, sí, pero también de Agustín de Hipona.

Por lo tanto, de lo que nos habla este libro es de cómo centrar la vida, siguiendo el texto de san Juan de la Cruz que dice: “Procuraremos decir algo, para que cada alma que esto leyere, en alguna amanera eche de ver el camino que lleva y el que conviene llevar, si pretende llegar a la cumbre de este monte”. No olvidemos lo que decía Ortega y Gasset del Quijote, o de su Quijote: “La felicidad no se halla en la posada sino en medio del camino”.

Guía de caminantes 

Esta “Guía de caminantes” tiene mucho de experiencia personal y de experiencia compartida. La clave está en las metáforas que interpelan. La metáfora es esencial tanto para nuestro marco cognitivo como para nuestra forma de significar e interpretar el mundo que nos rodea. La metáfora es la pedagogía de la existencia en lo que nos remite al simbolismo, y éste al significado.

Por eso la historia que se nos presenta, sus diálogos, los acontecimientos, nos remiten a un permanente ITV de nuestra vida.

Convendría que tuviéramos en cuenta las consideraciones para la lectura de este libro de Jesús Barranco, autor del epílogo. De entre ellas destaco las siguientes:

Usa los capítulos como plataformas de pensamiento.

Contempla la palabra y después la imagen, o contempla la imagen y después la palabra.

Contempla cómo las imágenes, ya sean discursivas, simbólicas o difusas, se encarnan en tu propia narración de vida.

Contempla tu “persona” asediado por las frases.

No cuentes el tiempo en descubrir o en juzgar el estilo de la narración sino el tiempo que te das en reconocer tu vida contemplando lo leído. 

La distancia entre los dedos

Pilar Huerta Román

San Pablo

La distancia entre los dedos.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable