Católicos

Reflexión sobre si es cristiano realizar un ERE

Empresarios católicos debaten si es posible la misericordia en este ámbito

Para la asociación Acción Social Empresarial, las compañías no son solo un balance y una cuenta de explotación, sino que afecta en su integridad a las personas

Encuentro de la Asociación Social Empresarial.
photo_camera Encuentro de la Asociación Social Empresarial.

En el marco del Año jubilar de la Misericordia convocado por el Papa Francisco, la organización Acción Social Empresarial (ASE) ha convocado a los empresarios católicos españoles a una mesa redonda titulada “Economía y Misericordia”.

Para ASE, la empresa no es solo un balance y una cuenta de explotación sino que afecta en su integridad a las personas. Hacer empresa no es solo un problema o una oportunidad económica, sino también un desafío antropológico, ético y social. Para ello, hay que empezar por convencer a los propios empresarios de que esto posible e irrenunciable.

En declaraciones a Religión Confidencial, Luis Larramendi, presidente de Acción Social Empresarial, afirma que el modelo empresarial más justo y equitativo y más cercano a la doctrina social de la Iglesia,  es aquel que “crea prosperidad y en donde la planificación no ahoga la libertad”.

En esta línea, remite a lo que el gran empresario francés católico, François Michelin, definía como "economía de la elección responsable", donde lo que es necesario lograr es que  “todos aquellos que participan en la economía - individuos, empresas, instituciones políticas -que juntos conforman el mercado, actúen de la manera más responsable posible, eliminando aquellos elementos que dificulten ese ejercicio de libertad y responsabilidad”.

En opinión de Larramendi “no hay, ni puede haber, un modelo empresarial católico, sino católicos en el mundo empresarial que, como decía el cardenal Peter Turkson, presidente del Pontificio Consejo de Justicia y Paz, en el extraordinario documento  La Vocación del Líder Empresarial-una Reflexión, los líderes empresariales están llamados a participar en el mundo económico y financiero contemporáneo, a la luz de los principios de la dignidad humana y del bien común, sin olvidar, con espíritu de solidaridad, las necesidades de los pobres y vulnerables”.

Para el presidente de ASE, los empresarios católicos contribuyen al  bien común favoreciendo dentro sus empresas “la dignidad de las personas, aplicando el principio de subsidiariedad, creando servicios que satisfacen necesidades útiles, y generando empresas sostenibles en el tiempo, y todos ellos, empresarios y trabajadores, participan mediante su trabajo en la obra del creador, como recordaba Juan Pablo II en la Laborem Exercens”.

Sobre las leyes del Partido Popular

Preguntado sobre si la reforma laboral del PP es una normativa cristiana, afirma que no es misión de su asociación analizar el contenido de las leyes ni mucho menos su calificación moral.

Sin embargo, sobre si la pregunta implica saber si el empresario católico puede o no acudir a un expediente de regulación de empleo, remite al apartado 77 del mencionado documento pontificio "la vocación del líder empresarial", el cual dice que su un salario no es sostenible para una empresa, “los empresarios virtuosos no se detendrían aquí adhiriéndose simplemente a las fuerzas del mercado. Volverían a pensar cómo están gestionando la empresa y cómo podrían cambiar su situación. Si tras haber realizado estos esfuerzos, la empresa realmente no puede pagar un salario justo, esto se convierte en un tema de empleadores indirectos como el Estado, los sindicatos, otros actores que complemente los esfuerzos de la empresa".

ASE no tiene como misión participar en la vida pública y política sino a la luz de la doctrina social de la Iglesia, iluminar y acompañar a sus miembros, directivos y empresarios, en la difícil pero imprescindible tarea, de crear riqueza. Su misión es fomentar la espiritualidad de los empresarios y directivos. Con gran autonomía, dependen jerárquicamente de la Comisión Episcopal de Apostolado Social.

En la mesa redonda intervendrán Pedro Aguilera, socio director de Aguilera Ingenieros; Tomás Alfaro, profesor de la IE Business School; Rafael Rubio de Urquía, catedrático de Teoría Económica, y Luis Larramendi, presidente de ASE, explicarán cómo puede llevarse a cabo este matrimonio tan difícil.

El debate tendrá lugar el jueves 28 de abril a las 19:30 horas en el salón de actos de Acción Social Empresarial c/ Alfonso XI, 4, de Madrid. 


Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes