almas
Crónica de Roma

Bergoglio, médico, pero de almas

Con 21 años, el joven Jorge Mario trabajaba como técnico químico en un laboratorio de Buenos Aires. Comenzaba a pensar que su verdadera vocación era distinta a la Química.