Zoom

Templos, convertidos en discotecas

Sin duda es Holanda uno de los países con más iglesias transformadas en locales para el ocio. Una de las más famosas, ubicada en un templo del siglo XVIII, es Paradiso, una sala de conciertos que abrió sus puertas en 1968. Allí, en el altar donde sacerdotes difundían su credo, han cantado artistas como Amy Whinehouse, Jamiroquai, Rolling Stones o Sex Pistols.  Quien pasa por Amsterdam no puede dejar de visitar Paradiso, que impresiona por su escenario dominado por dos balcones y dos vitrales inmensos. Sesiones de famosos DJ también son frecuentes e inolvidables, con cada uno de ellos ejerciendo de sumo sacerdote situado en el centro de la pista de baile, rodeada de barras para las bebidas. Su capacidad: mil 750 almas.

Otro lugar en donde la fiesta se enciende cada fin de semana es The Church Bar & Restaurant, en Dublín, antes conocido como la iglesia de Santa María. Construida a principios del siglo XVIII y cerrada en 1964, quedó abandonada hasta que en el 2005 el edificio fue comprado y restaurado por una compañía que lo convirtió en uno de los locales más visitados. Tiene cuatro pisos, cinco ambientes, cafetería, discoteca y terraza para picnics y fue elegido en el 2011 el mejor establecimiento turístico de la capital.

Curiosamente los irlandeses, famosos por su gran devoción católica, tienen otra iglesia para la diversión en Londres. No muy conocido o reseñado por las guías es el bar O''''Neill''''s, en Muswell Hill, al norte de la capital. La cadena irlandesa de bares O''''Neill''''s adquirió hace diez años esta iglesia presbiteriana construida en 1889, que llama mucho la atención porque conserva toda su arquitectura original y ofrece una acústica ideal para los conciertos en vivo que a menudo tienen lugar allí.

Es una verdadera pena que se den casos como estos. Pero también es cierto que son casos aislados. Las iglesias son lugares de encuentro con Cristo, construidas desde la antigüedad con este fin. Un lugar para celebrar Eucaristías pero no fiestas vulgares. Son solo edificios que traicionan el fin arquitectónico y espiritual con que fueron levantados.

Zenón de Elea


Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes