Zoom

Solo los más aptos serán los elegidos

"Una nueva técnica permite secuenciar el genoma completo de embriones para elegir el más apto para la implantación". Así reza la breve entradilla de un texto publicado ayer en elmundo.es. La noticia, escrita en un tono extraordinariamente aséptico, dejaba entrever la misma sensación que queda tras cada uno de estos descubrimientos: avance, mejora de la calidad de vida, una humanidad más capacitada y libre.Pero en el trasfondo de la primera frase ya se ve ese detalle que ha hecho de esta eugenésica cultura de la muerte una tesis diametralmente opuesta a la humanidad: es la perfección genética la que determina la categoría del apto y no apto, el baremo de nacimiento. "Saber qué embrión va a tener éxito a la hora de implantarse en el útero es el máximo deseo de cualquier especialista en reproducción asistida. Sin embargo, las tasas de éxito no superan nunca el 50% (el embarazo se suele conseguir en un 30%-40% de las ocasiones) y, hasta ahora, no existía un método que permitiera predecir qué embriones iban a estar en ese grupo triunfador", dice otro párrafo. Y es que en este jugar a ser Dios, el hombre necesita que lo que haga esté "en ese grupo triunfador". Pero todo se entiende si se tiene en cuenta que "la implementación generalizada de esta prueba llevará a una mejora de los resultados y a un abaratamiento en los costes". Al final, no sólo se juega a ser Dios sino que se sustituye a Dios por esa otra deidad: el dinero. El apto o el no apto es mera cuestión de rentabilidad económica.Zenón de Elea

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?