Iglesia-Estado

Manifiesto de Hospitales Católicos, Camilos y San Juan de Dios contra la ley de eutanasia que entra en vigor esta semana

Constatan que la sociedad puede hacer posible que personas con vidas frágiles o muy limitadas se encuentren integradas y acogidas

Entidades religiosas presentan el manifiesto contra la eutanasia.
photo_camera Entidades religiosas presentan el manifiesto contra la eutanasia.

La Orden de Religiosos Camilos en España, la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, Hospitales Católicos de Madrid, la Conferencia Española de Religiosos CONFER y la Federación Nacional LARES han presentado su posicionamiento en torno a la Ley de Eutanasia que entra en vigor esta semana. 

En un acto presencial desde el Centro San Camilo de Tres Cantos y retransmitido por YouTube, comprometidos con el alivio del sufrimiento y el cuidado de la vida, los convocantes defienden la vida como un bien y un valor fundamental sobre el que se sustenta la persona por lo que su respeto es imprescindible.

Cuidar la vida 

Desde el respeto a la dignidad humana exigen no dañar la vida ni la integridad personal, sino  promover y cuidar la vida, actuando para aliviar el sufrimiento. En este contexto, la sedación paliativa correctamente indicada, cuando no son efectivas otras medidas, y administrada previo consentimiento del paciente, respeta y humaniza el proceso del final de la vida mitigando el sufrimiento intenso e incoercible.

En el manifiesto constatan que la sociedad puede hacer posible que personas con vidas frágiles o muy limitadas se encuentren integradas y acogidas, dedicando suficientes recursos sanitarios y sociales que hagan posible afrontar estas situaciones. Para lo que ofrecen su compromiso con la humanización del cuidado de la vida de las personas sin pretender alargarla o acortarla irresponsablemente.

Invitación a otras asociaciones católicas 

Tras la lectura del manifiesto, las entidades convocantes han invitado a adherirse a otras congregaciones y asociaciones católicas dedicadas al cuidado de la salud, así como a profesionales sociosanitarios.

Los religiosos Camilos y San Juan de Dios son dos Instituciones religiosas dedicadas a la asistencia sanitaria fundamentalmente en los cuidados paliativos y en el periodo final de la vida o de aquellas personas con graves discapacidades y limitaciones funcionales. 

Por eso, ante la promulgación de una Ley de Eutanasia en España afirman que si no se da un soporte social, y también sanitario, efectivos, el dolor y el sufrimiento que a veces se presenta en situaciones de final de la vida o de situaciones de dependencia graves y muy limitantes, pueden generar desesperanza y deseos de no vivir en unas condiciones que a veces pueden llegar a ser muy penosas.

"Es posible que, sin ayuda, -y, en parte, por el abandono social- se origine un desequilibrio entre las fuerzas interiores de la persona y las cargas que la enfermedad o discapacidad le imponen", señalan los firmantes. 

Acelerar la muerte: daño irreparable 

Por eso declaran que acelerar la muerte, ya sea por acción o por omisión de tratamientos y cuidados debidos a cualquier persona al final de su vida o en situación de grave discapacidad, nos parece un daño irreparable que no estamos dispuestos a infringir a nadie.

Así mismo, afirman que facilitar una acción suicida o una actuación homicida, aunque esta actuación sea solicitada y aceptada por el propio interesado, es un error, porque supone un desprecio por la dignidad humana, ya que suprime a la persona a manos de otras personas.

Declaran también en la realidad del final de la vida o ante enfermedades incurables, se debe prestar gran atención al respeto de la voluntad del paciente (voluntades anticipadas de tratamiento), al respeto a la vida del paciente y al acompañamiento al final de la existencia, a través de programas como los cuidados paliativos o similares.

Estas congregaciones ofrecen su firme compromiso profesional y espiritual para aliviar y superar el sufrimiento y la desesperanza que podamos encontrar en las personas que atienden a fin de que encuentren la paz y la esperanza, para que hallen el alivio y un motivo para seguir adelante, aunque sea cuando el vivir se hace más difícil.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?