Iglesia-Estado

El obispo de Getafe y el alcalde de Leganés (PSOE) inauguran un centro para familias ucranianas

“Cuando algo es útil de verdad y sirve para ayudar a las personas es algo maravilloso para mí como alcalde”, ha afirmado Santiago Llorente

Santiago Llorente, Enrique Carrero y D. Ginés García Beltrán.
photo_camera Santiago Llorente, Enrique Carrero y D. Ginés García Beltrán.

El obispo de Getafe, Ginés García Beltrán ha bendecido el nuevo centro San Josafat que albergará a las familias refugiadas provenientes de Ucrania. El centro se ha habilitado en la antigua guardería de la Parroquia Nuestra Señora de Zarzaquemada del municipio madrileño de Leganés. 

La primera familia ucraniana ya está preparada para alojarse en su nuevo hogar ‘San Josafat’: se trata de una joven madre, Kateryna, con dos niños pequeños acompañada de la abuela Galyna, quien ha manifestado en español que “el centro es acogedor, todo está muy nuevo y estamos deseando trasladarnos aquí”.

En el acto de bendición, el obispo ha estado acompañado por el director de Cáritas diocesana, Enrique Carrero; el alcalde de Leganés (PSOE)  Santiago Llorente; el vicario episcopal para la pastoral Caritativa y Social, Aurelio Carrasquilla; el capellán de la comunidad ucraniana en la Diócesis de Getafe, el padre Andrey Stefanishyn y el director de comunicación de Cáritas, Juan Fernando Prado, que ha presentado a los participantes.

Proyecto entre Cáritas y Ayuntamiento 

El coste del proyecto asciende a 500.000 euros que han sido sufragados íntegramente por Cáritas diocesana y el Consistorio de Leganés, y que han servido para poder ofrecer un espacio digno, en el que puedan convivir familias con hijos y personas con movilidad reducida y también para cubrir imprevistos derivados de deterioros por causas medioambientales.

Este proyecto responde al deseo expreso del obispo de Getafe de “acoger a los heridos de esta guerra”, como nos invita el Papa Francisco, y en muchas ocasiones ha manifestado su preocupación, su cercanía y su solidaridad hacia los miles de ucranianos que viven en la Diócesis de Getafe, al tiempo que ha compartido “su angustia por la situación de sus familiares y compatriotas”.

Vocación de servicio 

Durante la bendición de este centro, el alcalde, Santiago Llorente, ha asegurado que este proyecto tiene “una clara vocación de servicio” y por eso el Ayuntamiento de Leganés lo ha respaldado y “es fruto de la colaboración de muchas instituciones y de muchos particulares”.

“Cuando algo es útil de verdad y sirve para ayudar a las personas es algo maravilloso para mí como alcalde”, ha manifestado Llorente.

El obispo García Beltrán también ha agradecido la colaboración de todos los que han hecho posible que el centro de refugiados San Josafat pueda iniciar su andadura en breve, destacando la estrecha colaboración que existe con el Ayuntamiento de Leganés, la implicación de Cáritas, el apoyo y empeño del vicario para la caridad y la labor del capellán de la comunidad ucraniana, con una presencia tan importante en la Diócesis de Getafe.

Un proyecto que ha unido 

El prelado ha recordado las visitas pastorales que está realizando en las distintas parroquias de Leganés y el encuentro que ha mantenido con todas las autoridades y grupos del Ayuntamiento “donde se ha mostrado lo que tiene que ser la política y la sociedad: diálogo, encuentro,… donde convergen las distintas sensibilidades, los distintos puntos de vista e ideas y que eso no nos haya dividido sino que nos ha unido”.

“Sois un ejemplo y ojalá cunda este ejemplo en otros lugares de la Diócesis porque esto será para el bien común, estará a favor del bien común. Porque no solo nos servirá a nosotros sino a todos los que se puedan beneficiar de la colaboración de la acción civil y de la acción de la Iglesia” insistió D. Ginés refiriéndose al Consistorio leganense.

El obispo también se refirió al especial momento que están viviendo estas familias desplazadas a causa de la guerra haciendo un llamamiento a la paz: "aprovecho el momento para decir que la Iglesia vuelve a dar un ‘no a la guerra’. No podemos acostumbrarnos a la guerra. La guerra lo destruye todo".  

Por su parte, Enrique Carrero, director de Cáritas diocesana ha explicado que la obra se ha prolongado en el tiempo dado que “una vez que la guerra acabe y las familias ucranianas puedan volver a sus hogares, el centro de acogida se convertirá en un centro de día para mayores”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?