Iglesia-Estado

Los 120 centros de la Iglesia para combatir la trata de mujeres han atendido a 24.000 víctimas

La Conferencia Episcopal organiza actos, conferencias y exposiciones para dar visibilidad a este drama “invisible”

El cardenal presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Juan José Omella, junto al arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, y el arzobispo de Tarragona, Joan Planellas.
photo_camera El cardenal presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Juan José Omella, junto al arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, y el arzobispo de Tarragona, Joan Planellas.

La Iglesia se ocupa de la situación de unas 24.000 mujeres en los más de 120 centros destinados a combatir situaciones de especial dificultad. En estos centros trabajan con mujeres para que salgan del mundo de la prostitución y tienen como objetivo buscar su dignidad, integración, protección y promoción.

La Conferencia Episcopal, a través del departamento de Trata de personas, dentro de la Subcomisión Episcopal para las Migraciones y la Movilidad humana, organiza  actos, conferencias o exposiciones durante el año para dar visibilidad a este drama «invisible» para la sociedad.

El departamento de Trata de Personas  elaboró  este curso unas unidades didácticas en las que, basándose en historias reales, acercan el drama de la trata de personas, especialmente a los jóvenes. Además, se apoyan en actividades para profundizar en el tema desde testimonios reales. Colegios o parroquias han trabajado con ellas para una mayor concienciación sobre esta «moderna forma de esclavitud», como definió la Trata el papa Francisco.

Buscar la integración en la sociedad de mujeres víctimas de la trata, el objetivo

Fidel Molina, diácono permanente, es un ejemplo de trabajo para la atención a realidades marginales. Es el coordinador del programa Berakah, en Vitoria. Especialmente su labor se centra en prestar ayuda a estas mujeres que en muchos casos han sido engañadas y que después no encuentran la manera de escapar de esa esclavitud. Desde hace 15 años salen a las rotondas de la ciudad donde se está ejerciendo la prostitución para intentar ofrecer otras posibilidades de vida.

Fidel Molina es diácono permanente y coordina este programa que desde hace 15 años atiende realidades muy marginales. Da respuesta a los que no tienen respuestas. Llega donde no llegan las instituciones, otras asociaciones, el tejido social alavés.

Entre esas realidades están las mujeres que ejercen la prostitución. Con ellas trabajan en la calle, intentan establecer una relación de confianza, de cercanía. Y, como respuesta, les ofrecen un hogar en el que comenzar su proceso de inserción.

Fidel sabe que es difícil, pero que es posible. Se lo confirman cada una de esas mujeres que han dejado de girar en una rotonda. Hoy tiene trabajo, tienen papeles, tienen una vida. Están integradas en la sociedad.  

Como en Vitoria, la Iglesia trabaja con unas 24.000 mujeres en los más de 120 centros destinados a combatir situaciones de especial dificultad y buscar su dignidad, integración, protección y promoción.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable