Está pasando

 El Vaticano debería dar más información sobre el desarrollo del acuerdo con China 

Según varias fuentes no oficiales, la Santa Sede y las autoridades chinas se reunirán a finales de julio para actualizar el acuerdo provisional de hace dos años

Católicos rezan ante la Basílica de Nuestra Señora de Sheshan en Shanghai
photo_cameraCatólicos rezan ante la Basílica de Nuestra Señora de Sheshan en Shanghai

El portal de la archidiócesis de los Ángeles (USA) se hace eco de la siguiente noticia publicada en Catholic News Service: "A medida que el acuerdo entre el Vaticano y China se acerca a dos años, la opinión sigue dividida".  

CNS es una agencia de noticias especializada en informar sobre religión y es la fuente principal de noticias nacionales y mundiales que aparecen en la prensa católica de los Estados Unidos. Y Ángelus News, como digo, es el portal de noticias de una archidiócesis norteamericana cuyo arzobispo, José Horacio Gómez, es el presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos. 

Por lo tanto, las dos fuentes son fiables y no se dedican a esparcir "fake news". Pero ninguna de las dos son las oficiales, es decir, la comunicación del Vaticano. 

Nueva ronda de conversaciones 

Me extiendo en esta reflexión antes de comentar dicha noticia y otras relacionadas con el histórico acuerdo provisional entre la Santa Sede y China  en septiembre de 2018

Según CNS, que a su vez cita a otra fuente, UCA News (Unión of Catholic Asian News), China ha anunciado que el obispo Paul Ma Cunguo de Shuozhou, un obispo reconocido por el Vaticano, se ha unido a la Asociación Patriótica Católica China oficial.

Se trata, según las mismas fuentes, de la tercera concesión de este tipo hecha por las autoridades chinas en un mes y el sexto obispo de la iglesia no oficial en unirse a la Asociación Patriótica desde el acuerdo de 2018.

Las mismas fuentes señalan que a finales de julio tendrán lugar en Roma, una nueva ronda de conversaciones entre las autoridades chinas y el Vaticano. 

Las conversaciones tienen como objetivo actualizar el acuerdo provisional de hace dos años sobre los nombramientos de obispos. Estas conversaciones serán las primeras entre las dos partes desde noviembre de 2019, probablemente debido a restricciones de viajes  relacionados con el COVID-19.

Según CNS, todavía 21 obispos no se han unido a la Asociación Patriótica Católica China y, por lo tanto, aún no son reconocidos por las autoridades chinas, "dejándoles a merced de las fuerzas de seguridad locales a menudo severas". 

Persecuciones contra los cristianos 

A pesar de este acuerdo provisional entre el Vaticano y el gobierno chino, en distintas regiones de China continúan las persecuciones contra los cristianos.

Según la Agencia Católica de Noticias, las autoridades en Shanxi están ordenando a las personas que reciben asistencia del gobierno, que reemplacen los símbolos religiosos en sus hogares, incluidas fotos de Jesús, con fotos del presidente Mao y el presidente Xi Jinping. La negativa a cumplir esta normativa se castiga con la retirada de la asistencia social y económica. 

La información del Vaticano 

Sobre estas informaciones, el portal de información de la Santa Sede, Vatican News, no dice nada al respecto. Y si es así, no se encuentra con facilidad. No se informa de las próxima reunión entre las autoridades chinas y el Vaticano en Roma durante la próxima semana, ni de cuántos obispos de la iglesia no oficial (los clandestinos, los que están en unión con el Romano Pontífice) se han unido a la Asociación Patriótica Católica China oficial. 

En una búsqueda con la palabra clave "china" en Vatican News, aparecen 63 noticias. Sobre el acuerdo provisional, la última el 15 de febrero pasado, una breve información sobre un encuentro en Munich entre Mons. Paul Richard Gallagher, Secretario de Relaciones con los Estados de la Santa Sede, y el Consejero de Estado y Ministro de Asuntos Exteriores de la República Popular China, Wang Yi. 

No obstante, en el vídeo de marzo del Papa, Francisco pedía por los católicos en China para que perseveren en el Evangelio y crezcan en unidad. 

División entre los católicos chinos 

El acuerdo ha dividido a la iglesia dentro y fuera de China. Los cardenales Joseph Zen Ze-kiun, de 88 años, obispo retirado de Hong Kong, y Charles Maung Bo de Yangon, Myanmar, presidente de la Federación de Conferencias Episcopales de Asia, han criticado la situación actual.

"El cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, es quien tiene en sus manos el acuerdo con China. Él cree claramente que tal posición es necesaria para abrir un nuevo camino para la evangelización de la inmensa nación china. Tengo grandes dudas", dijo el cardenal Zen en The Washington Post. 

Pero la opinión del Vaticano y de muchos otros católicos familiarizados con China es que el diálogo es la única opción, porque por primera vez, China, sin coacción, está en diálogo con la Santa Sede, algo que no sucedió incluso con los jesuitas. 

Por lo tanto, para evitar especulaciones sobre este acuerdo y las conversaciones con China, asunto que no es baladí, en distintos ambientes, tanto políticos como eclesiales, se considera que la Santa Sede debería dar más información sobre lo que está pasando en China, sobre el desarrollo del acuerdo y cómo es posible que continúen las persecuciones contra los católicos chinos a pesar del acuerdo.

Y por último, aclarar qué consecuencias tiene que los obispos fieles al Papa se unan ahora a la Asociación Patriótica Católica China oficial y comunista. 

La información oficial saca de dudas y evita especulaciones. 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes