Está pasando

El Vaticano explica cómo va el juicio del caso cardenal Becciu

La Santa Sede también responde a once "dubia" formuladas por obispos de iglesias locales sobre la celebración de la misa en latín

El Cardenal Angelo Becciu  (Vatican Media).
photo_camera El Cardenal Angelo Becciu (Vatican Media).

En estos días, dos noticias relevantes han destacado en el Vaticano. Por una parte, una explicación pormenorizada de cómo va el juicio contra el cardenal Angelo Becciu y, por otra, la respuesta de la Santa Sede a las preguntas formuladas por obispos de las iglesias locales sobre la celebración de la misa en latín. 

Caso Becciu 

Es una de las pocas veces que el Vaticano ha explicado algunas circunstancias del juicio contra el cardenal Angelo Becciu y otros acusado que se le juzga en el Tribunal de la Santa Sede por delitos de malversación de fondos, fraude y abuso de oficio. No se le imputa haber robado ni haberse enriquecido. 

El Director Editorial del Dicasterio Vaticano para la Comunicación, el periodista Andrea Tornielli titula en un editorial de Vatican News "El juicio del palacio de Londres, una prueba sin precedentes".

Cabe destacar que en ningún momento del artículo menciona al que fuera Sustituto para Asuntos Generales de Secretaría de Estado y, por lo tanto, número tres del Vaticano, el encargado de asuntos internos. Antes de su renuncia, en septiembre de 2020, Becciu fue Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. 

Un juicio tan complejo sin precedentes 

"Jamás en las últimas décadas la justicia vaticana se ha enfrentado a una investigación y un juicio tan complejos y con un número tan elevado de acusados", afirma Tornielli en su editorial. 

"La investigación vaticana que comenzó con la venta de la propiedad de Londres" (...) es compleja "por el gran número de testimonios recogidos y el material informático utilizado, por el número y la gravedad de los presuntos delitos y, finalmente, por la complejidad de los distintos hechos entrelazados", señala el director Editorial de la Santa Sede. 

A lo que se refiere es la compra opaca de un edificio de lujo en Londres y se investiga también si se han malversado los fondos del Óbolo de San Pedro, el fondo que recoge los donativos de los fieles para las obras de caridad del Papa. 

Para resolver este asunto y otros similares, el Vaticano fichó al abogado italiano, Gianluca Perone como promotor de justicia del Vaticano, es decir, el fiscal de la Santa Sede. 

Investigación autorizada por el Papa 

"Todo partió de la investigación interna autorizada hace casi tres años por el Papa Francisco, quien ha subrayado en repetidas ocasiones la importancia de que las denuncias de presuntas irregularidades, y las subsiguientes quejas, provengan del sistema de control del Vaticano. Por lo tanto, se puede decir que la puesta en marcha del juicio fue y es una una verdadera "prueba de fuerza" para el sistema judicial del Estado de la Ciudad del Vaticano", explica Tornielli. 

El director editorial también aclara que en las audiencias que se han celebrado hasta ahora, el Tribunal del Estado de la Ciudad del Vaticano ha demostrado su voluntad de garantizar el respeto del derecho de defensa y, en general, de las garantías procesales. "Este último principio fue aplicado por el Vaticano con una ley del 11 de julio de 2013, promulgada pocos meses después del inicio del actual pontificado, que forma parte de la legislación vigente en el Vaticano". 

Sobreseimiento o nuevo juicio 

Tras una serie de circunstancias y de distintas interpretaciones legales, ahora el Tribunal  está a la espera de que la fiscalía defina las posiciones de algunos de los acusados: con un sobreseimiento o con una nueva solicitud de juicio.

"Y el Promotor de Justicia anunció que esta actividad estará concluida a mediados de enero de 2022, con las consiguientes determinaciones. En ese momento, y sólo después de que se resuelvan todas las demás excepciones formuladas por las defensas, aquellas sobre las que el Tribunal aún no se ha pronunciado, se podrá iniciar el tratamiento del fondo de todo el proceso, entrando así en el corazón de la fase de enjuiciamiento para examinar la ingente cantidad de actos y documentos que conforman el sistema acusatorio", finaliza Tornielli. 

Misas en latín 

En otro orden de cosas, otras de las noticias relevantes del Vaticano de estos días, es que la Santa Sede ha respondido a las preguntas de un número de obispos sobre la celebración de la Misa antigua, es decir, la aplicación del Motu proprio "Traditionis custodes" que entró en vigor el pasado mes de julio.

Al parece, según Vatican News, los obispos han presentado once "dubia", que han sido publicadas, con sus respuestas, en la web de la Congregación para el Culto Divino

Respuestas negativas 

La Santa Sede ha respondido de forma negativa a las siguientes cuestiones: Solo se puede celebrar en latín la Eucaristía en contadas ocasiones, pero no otros sacramentos como el bautismo, la penitencia, el matrimonio, la unción de los enfermos y los sacramentales como las exequias. No pueden utilizar el Misal antiguo "aquellos sacerdotes que no reconocen la validez y legitimidad de la concelebración, negándose a concelebrar en particular la Misa Crismal con el obispo el Jueves Santo". 

Por otra parte, no se autoriza a un sacerdote párroco o capellán que en los días laborales haya ya celebrado para sus fieles con el nuevo rito, celebrar de nuevo en el antiguo rito, ni con un grupo ni en privado. La doble celebración en días laborables sólo se permite por razones pastorales. 

Finalmente, a la pregunta sobre si un sacerdote autorizado a usar el Misal antiguo que ya ha celebrado según este rito para un grupo de fieles puede celebrar una segunda misa con el mismo rito para otro grupo, la respuesta es no. De hecho, no hay ninguna "justa causa" o "necesidad pastoral", dado que los fieles tienen la posibilidad de participar en la Eucaristía en la forma ritual actual.

Celebrar en una iglesia parroquial 

Entre las dubia que preguntan al Prefecto del Culto Divino, monseñor Arthur Roche, y que ha respondido afirmativamente se encuentra la pregunta sobre si es posible celebrar con el rito preconciliar (en latín) en una iglesia parroquial en caso de que no haya posibilidad de encontrar una iglesia, oratorio o capilla para el grupo de fieles que utiliza el Misal de 1962, algo que el Motu proprio destaca que este rito es una concesión limitada.  La respuesta es afirmativa, pero sólo si se comprueba la imposibilidad de utilizar otra iglesia y sin fijar la celebración en el horario de las Misas parroquiales. 

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?