Está pasando

Chile votó no al aborto y a la eutanasia. Obispo chileno: “La democracia ha ganado”

Fray Isauro Covili criticó que en el texto de la Constitución “que debe propiciar la unidad de la nación”, no se escuchó a la Iglesia católica

Fray Isauro Covili, obispo de Iquique (Chile).
photo_camera Fray Isauro Covili, obispo de Iquique (Chile).

El pasado domingo 4 de septiembre, los chilenos votaban sobre el proyecto de una nueva Constitución para el país, que entre otros puntos, buscaba introducir “el aborto libre y la eutanasia”. Tras el plebiscito, un abrumador 62% de los votantes en Chile rechazó este proyecto. 

Al respecto, el obispo Isauro Covili Linfati de Iquique, Chile, declaró: “La democracia, como acto de libertad responsable, ha ganado”. 

La propuesta de nueva constitución sólo obtuvo el 38,13% de los votos a favor; por lo que se mantendrá la Carta Magna del país redactada durante la dictadura de Augusto Pinochet, quien gobernó el país entre 1973 y 1990. Fue parcialmente reformado durante los siguientes años de democracia.

Linfati escribió que “no se puede poner cara feliz” a este proceso, ya que hay varias “lecciones que tenemos que aprender como país”.

No se escuchó a la Iglesia Católica 

El prelado criticó que en la elaboración del texto, “que debe propiciar la unidad de nuestra nación”, no se acogió ni se escuchó a “importantes instituciones” como la Iglesia católica y sus obispos.

También lamentó que en la elaboración del texto de la nueva constitución “una minoría pretendiera imponer su visión y su voluntad”.

“Es un texto que, a pesar de tener muy buenos temas, estaba destinado a no ser aceptado por la mayoría, sobre todo por introducir el aborto a la carta y la eutanasia entre otros temas”, dijo.

Colaborar por el bien del país 

En su comunicado, Linfati invitó a “los miles de devotos que rezan y bailan (costumbre popular) a Nuestra Señora del Carmen”, la patrona del país apodada cariñosamente “La Chinita”, y a San Lorenzo, “a colaborar para el bien de la unidad del país”, informa Angelus News. 

El prelado pidió que desde la fe en Jesucristo y “movidos por el bien, la verdad, la justicia”, los chilenos sean capaces de desterrar “los fundamentalismos, la polarización, la violencia, la intolerancia y la cerrazón ideológica vivida en los últimos meses que ha hecho daño a el alma de Chile.

El obispo de Iquique exhortó a los chilenos a “reencontrarse y transitar por caminos de profundo análisis de lo vivido, acompañados de tiempos de silencio y penitencia”.

“Trabajando juntos en la búsqueda de acuerdos, apertura de miras, y valorando y respetando a cada persona”, agregó.

Finalmente, el obispo observó que “el rechazo expresado por los votantes no significa mantener el texto constitucional actual sino que tiene que ver con el deseo de escribir un nuevo y mejor texto”.

Este texto debe generar “unidad y una visión de país compartida por una amplia mayoría y para ello confío en que el presidente Gabriel Boric tendrá la suficiente altura de miras para comprender y enfrentar los desafíos en esta materia”, concluyó.

El alma de Chile 

Por su parte, Mons. Alberto Lorenzelli, obispo auxiliar de Santiago de Chile, afirmó que “se vio una participación activa, y también una inclinación bien clara de lo que es el alma de Chile y el alma de los chilenos, que quieren unidad, que quieren fraternidad, que quieren superar cualquier tipo de división y, sobre todo, cualquier forma de violencia”. Es el anhelo de “reencontrarse nuevamente”, agrega, y el deseo de “que la Constitución respete el deseo y la voluntad que tienen los chilenos de vivir en un país más hermano, en un país que se abre todo a los tiempos que estamos viviendo y que sea un país que pueda caminar en la seguridad, en la tranquilidad y en la fraternidad”, destaca Vatican News. 

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?