En voz baja

El santo que rezaba el rosario por los masones

El rosario de san Maximiliano Kolbe.
photo_cameraEl rosario de san Maximiliano Kolbe.

La Iglesia celebró ayer la fiesta de Nuestra Señora o Virgen del Rosario, antiguamente conocida como la fiesta de la Virgen de las Victorias, por la protección que la Liga Santa reconoció haber conseguido por el rezo del Santo Rosario en la Batalla de Lepanto contra el Turco, celebrada el 7 de octubre de 1571. Este mes de octubre también está dedicado al rosario. 

El fundador de la Milicia Inmaculada, San Maximiliano Kolbe, plenamente identificado con el sentir de la Iglesia, exhortaba a sus frailes y a todos los miembros de la Milicia que recurrieran a esta arma tan efectiva para obtener la gracia de la conversión para nosotros mismos, los pecadores y los enemigos de la Iglesia; para perseverar en el bien y para defendernos de las acechanzas del maligno. Él mismo era fiel rezador del Rosario, al que se aferraba todos los días, especialmente en aquellos más duros, llevándoselo consigo en su postrer viaje a Auschwitz, explica Miquel Bordas Prószyñski, Presidente de la Milicia de la Inmaculada en España. 

Curiosamente, Kolbe rezaba por algunos enemigos de la Iglesia, como son los masones. Decía lo siguiente: "En el Rosario pedimos por nuestras intenciones, pero también lo reza-
mos en beneficio de quien tiene más necesidad y, en especial, “de nuestros pobres e infelices hermanos masones. Ellos son hermanos, ya que Jesús no los excluyó en absoluto de la participación en los méritos de su Pasión. ¿Y según qué intención? ¿No piensan ustedes que la mejor intención es que se conviertan cuanto antes, es más, que formen parte del movimiento Milicia de la Inmaculada y que, con el deseo de reparar el mal cometido hasta aquel momento, se dispongan con mayor fervor, según el ejemplo de San Pablo después de su conversión, a trabajar en la obra de la salvación de las almas?”. 

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable