Diócesis

La condición que puso Manuel Arroba para dirigir el Instituto Pontificio Juan Pablo II en Madrid

"Le dije al canciller Paglia que en esta nueva andadura caben profesores de distintos carismas", afirma el claretiano a Religión Confidencial

El cardenal Osoro y Manuel Arroba ayer en la inauguración el IPJPII en Madrid.
photo_cameraEl cardenal Osoro y Manuel Arroba ayer en la inauguración el IPJPII en Madrid.

El arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro, inauguró ayer oficialmente el nuevo Instituto Pontificio Juan Pablo II sobre el matrimonio y la familia de Madrid que acogerá a unos 30 alumnos.  "Fiaros de esta gente", dijo Osoro, que se incorpora como profesor impartiendo la materia de Pastoral Familiar. 

El arzobispo de Madrid dio las gracias a José Luis Mendoza, presidente de la Universidad Católica de San Antonio de Murcia y vice-Presidente Ejecutivo y Administrador General del Instituto, que "ha puesto todos los medios que que el este Instituto siga adelante". 

Osoro también señaló que la nueva andadura del Instituto, que salió adelante gracias al empeño de san Juan Pablo II, es una misión de lo que la Iglesia, nuestra madre, nos quiere decir ahora sobre la problemática de la familia". 

En la nueva sección, promovida desde la Sede Central, se ofertarán la licenciatura eclesiástica en Teología del Matrimonio y de la Familia y la licenciatura eclesiástica en Ciencias del Matrimonio y de la Familia, cuyo programa se puede consultar en la web recientemente habilitada junto con las convalidaciones de diplomas previos.

Equipo anterior 

Por su parte, el nuevo decano, Manuel Jesús Arroba Conde, agradeció la labor desempeñada por el anterior equipo de profesores. Según ha podido saber Religión Confidencial, a unos cuantos se les ha ofrecido permanecer en el Instituto, pero no serán muchos los que continúen. 

Así por ejemplo, según ha podido saber RC, al antiguo director, Juan de Dios Larru, religioso de los Discípulos de los Corazones de Jesús y María y profesor numerario de Teología Moral en la Facultad de Teología de la Universidad de San Dámaso, se le ha ofrecido continuar como profesor en el IPJPII, pero él, por motivos personales, ha declinado la oferta. 

En declaraciones a Religión Confidencial, el nuevo decano, Manuel Arroba, afirma que la transición en Madrid se ha realizado con mucha colaboración con el equipo anterior. Todavía no puede informar de los nuevos profesores que se incorporarán en esta nueva andadura ni de los que se quedan de la anterior etapa, que fundamentalmente, deben ser especialistas en las nuevas materias y disponer de la cualificación eclesiástica necesaria para impartir las nuevas licenciaturas. 

Algunos profesores de la anterior etapa que continúan son Carlos Vaquero, doctor en Derecho Canónico y defensor del vinculo y Blanca Castilla, doctora en Teología y Filosofía por la Universidad de Navarra y miembro de la Real Academia de Doctores. 

"Aquí caben todos" 

En cualquier caso, el objetivo del nuevo Instituto, como adelantó RC es reunir a expertos de distintas universidades y realidades eclesiásticas, fundamentalmente de San Dámaso, Comillas y Pontificia de Salamanca. Además, claro está, de contar con la Universidad Católica de Murcia, cuyo presidente es el nuevo administrador del Instituto. 

Esta era una de las condiciones de Manuel Arroba para venir a Madrid, después de haber trabajado 30 años en Roma como experto canonista y haber sido decano de Derecho en la Universidad Lateranense y juez del Tribunal de primera instancia del vicariato de Roma. Recientemente, ha sido nombrado juez eclesiástico de la Rota de Madrid.

"Mi condición en esta nueva andadura del Instituto era esa, que participáramos todas las realidades de la Iglesia. No podemos hablar de la familia, y no ser capaces de funcionar como una familia en la Iglesia. No lo concibo. No podemos dar credibilidad de algo y luego desmentirlo con los hechos", expresa Arroba a RC. 

El nuevo decano del IPJPII confiesa que esta fue la condición que puso al gran canciller en Roma, monseñor Vicenzo Paglia: "Aquí hay lugar para todo el que quiera venir a construir. Hay que aprovechar todas las competencias. Vamos a aprovechar todas las universidades eclesiásticas pero también profesores de distintos carismas", explica. 

Continuidad en la Iglesia 

Manuel Arroba hace hincapié en que las nuevas licenciaturas serán una continuidad de la Teología del Cuerpo de Juan Pablo II y la Amoris Laetitia de Francisco.  "No se pone en discusión que existe esa continuidad en el magisterio de la Iglesia", señala. 

En cualquier caso, Arroba considera que la Iglesia todavía tiene una asignatura pendiente respecto a la teología de la familia, que va más allá del matrimonio. "La antropología de san Juan Pablo II ha ayudado muchísimo, pero debemos profundizar y reflexionar más sobre la familia. Esta es nuestra apuesta". 

Nuevos profesores 

Otro profesor que se incorpora al IPJPII es Fernando Vidal, director de la cátedra Amoris Laetiitia de la Universidad de Comillas. "Vidal dirige un máster que es pastoral.  Nosotros ofrecemos licenciaturas y diplomas, algo distinto a Comillas, aunque bien es verdad que debemos mejorar la oferta formativa", explica el decano del IPJPII. 

Algunos otros profesores que se incorporan serán el sacerdote Javier Belda (el delegado internacional del Instituto), doctor en Derecho Canónico que impartirá "Historia y cultura de las instituciones familiares; el claretiano José Cristo Rey García de Paredes especialista en Teología de las formas de vida y también Michele Riondino, profesor italiano de la universidad católica de Australia que impartirá la materia del Interés Superior del Menor. Están en conversaciones con Nicolás Álvarez de las Asturias, Catedrático de la Universidad San Dámaso. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?