De Libros

El secreto de Juan Manuel de Prada

Su libro ‘Una biblioteca en el oasis’ se ha convertido en un manual de referencia para formar la conciencia cristiana

Juan Manuel de Prada.
photo_camera Juan Manuel de Prada.

La revista “Magnificat” es algo más que un devocionario diario, que un libro litúrgico para fieles. Es una propuesta de cultura cristiana, que, por cierto tiene que ver con el culto, lo cultual, el cultivo. Al responsable de la edición español, el sacerdote dedicado al apostolado de los libros, Pablo Cervera, se le ocurrió pedir al escritor Juan Manuel De Prada una serie de artículos sobre novelistas católicos.

Últimas noticias


Tres años, mes a mes, ha sido tiempo suficiente para que De Prada haya levantado un monumento a la literatura católica, que no por católica deja de ser buena literatura. Sin entrar en debates sobre la literatura de tesis, espiritual, apologética, moral, lo que ha escrito este afamado articulista se ha convertido en un libro de referencia para formar la conciencia cristiana. 

Desvela sus fuentes de pensamiento 

No sé si es una exageración por mi parte. Pero aquí nos encontramos no solo el secreto confesado de Juan Manuel de Prada sino uno de sus mejores textos. Al margen de sus novelas, el autor desvela sus fuentes de pensamiento y, en cierta medias, literarias. Quizá también de su espiritualidad. Y lo hace como suele hacer él las cosas, de forma directa, abrupta, con la inteligencia de llamar a las realidades de la naturaleza, de la historia, del espíritu, por su nombre.

¿Por qué nos devela el secreto de Juan Manuel de Prada? Porque sin límites ni cortapisas, ni censuras al uso en el universo clerical, donde lo imposible es real, De Prada hace de “mercedario de autores”, es decir, de buscador, de rescatador de libros que hablan de Dios, y de lo humano, y del pecado. Pero sobre todo de la gracia. No se trata solo de una pose, de una estética. De lo que se habla en este libro es de la fe, de la vida cristiana, de los sacramentos, de la teología de la historia.

De Prada se sincera 

Es cierto que la libertad con que nuestro autor ha escrito estas particulares reseñas no le ha evitado sus “intemperancias, que refrene mis mandobles, que me abstenga de juicios temerarios o simplemente audaces”. Es así y no va dejar de serlo. Sobre todo, De Prada se sincera. Como dice en un ilustrativo prólogo liminar, “cada vez resulta más difícil hallar una tribuna donde en verdad tengan acogida sincera mis inquietudes literarias, mis pesquisas intelectuales o mi particular visión del mundo, inevitablemente inspirada por la fe que profeso”.

Pero vayamos al contenido. Sería de justicia enumerar a los autores a los que se refieren los artículos. Y también a las obras. Pero compondrían una larga lista de nombres. Bueno.

Ahí van los nombres: G. K. Chesterton, Shusaku Endo, R. H. Benson, Leonardo Castellani, C. S. Lewis, G. Bernanos, Graham Greene, Miguel de Cervantes, Pedro Calderón de la Barca, Ernest Hello, H. Belloc, G. Papini, G. Thibon, L. Bloy, Vladimir Volkoff, Flanery O´Connor, Fabrice Hadjadj, Charles Dickens, Joseph Roth, Enrique Álvarez, Francois Mauriac, Evelyn Waugh, Morrist West, Betty Smith, Vintila Horia, J. H. Newman, Pär Lagerkvist, Cardenal Wiseman, Frederick William Rolfe, José Antonio Giménez-Arnau, Pablo D´Ors, Tirso de Molina, Charles Williams, Gertrude von Lefort y William Peter Blatty.

Épocas y estilos 

Como se puede comprobar, de muchas épocas, de muchos estilos, de no pocos géneros, de muy amplias temáticas. El lector se sorprenderá, como es mi caso, de encontrar el análisis de una de las novelas más apasionantes que he leído, “Un sepulcro en el cielo” de Vintila Horia, o de toparse con autores desconocidos o de recuperar antiguas lecturas cuya interpretación ahora presentada invita de nuevo a leer ese libro.

Lo que está claro es que esta biblioteca literaria “del poder de la gracia” es una magnífica propuesta de grandes libros para la formación cristiana de cualquier persona. Y una guía adecuada de lectura.

No voy a entrar si están todos los que son, o son todos los que están. Se admiten sugerencias. Yo las tengo, sin duda. Pero ahora que están de moda los “cánones” de la literatura, aquí tenemos uno muy atractivo.

Una biblioteca en el oasis

Juan Manuel de Prada

Magnificat

Portada del libro.  

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable