Conferencia Episcopal

Juan del Río: “Los obispos debemos asumir la crítica”

El arzobispo castrense habla con Religión Confidencial sobre la relación Iglesia-Estado y la labor del Ejército durante la pandemia

Mons. Juan del Río.
photo_cameraMons. Juan del Río.

Monseñor Juan del Rio, arzobispo castrense, lleva doce años lidiando y "pastoreando" con distintos ministros de gobiernos diferentes. Pero confiesa a Religión Confidencial que con todos ha tenido un trato excelente. 

Su arzobispado, el que forma a los capellanes castrenses, sacerdotes que ofrecen asistencia espiritual a los militares, está en el punto de mira de la nueva ornada de políticos más laicistas, sobre todo, porque el sueldo emana del Estado. 

Pero Juan del Río defiende su existencia en esta entrevista y recalca que no es "un invento" español del siglo pasado, sino que el servicio religioso en el Ejercito es un derecho internacional reconocido por la misma OTAN. "Todos los ejércitos del mundo tienen un servicio religioso", afirma. 

Está al frente de la Iglesia Castrense "presente donde haya un solo fiel de nuestra jurisdicción". Abarca 238 parroquias y 81 capellanes castrenses con los que colaboran otros 31 sacerdotes entre capellanes jubilados y sacerdotes de otras diócesis que con nombramiento canónico contribuyen a la Misión.

Recientemente ha sido elegido presidente de la Comisión Episcopal de Comunicaciones Sociales de la Conferencia Episcopal. Y con su sentido del humor andaluz (nació el 14 de octubre de 1947 en Ayamonte, Huelva) Juan del Río, con una amplia carrera eclesiástica, habla abiertamente con RC. 

Margarita Robles 

Monseñor, me comenta que, en estos momentos, con la actual ministra Margarita Robles "nunca han estado mejor que nunca". ¿Puede explicar con más detalle esta expresión?

He tenido muy buena relación con todos los ministros, y con las últimas ministras como Carme Chacón y Dolores de Cospedal. Pero le doy la explicación que es muy sencilla.  Cuando en 1990 se crea el Servicio de Asistencia Religiosa de las Fuerzas Armadas (SARFAS), se hizo en el contexto de una sociedad totalmente diferente a la actual. La figura del capellán que contempla el Real Decreto de creación (1145/1990 de 7 de septiembre) está muy en el aire y no se aterrizó en una serie de temas, después diversas órdenes ministeriales han ido llenando y configurando el papel del capellán como se da en otros ejércitos de los países de nuestro entorno.

Porque el capellán militar no es un invento español del siglo pasado, es una tradición histórica que se va manifestando como el desarrollo de un Derecho Fundamental Internacional y que se origina desde la configuración de los incipientes Estados moderno desde el siglo XV.

La actual ministra ha recogido la herencia de sus antecesores y consolida el SARFAS según los principios del Derecho Universal recogido en nuestra Constitución y en el más estricto respeto a la libertad religiosa. A eso hay que añadir unas relaciones fluidas de confianza y colaboración.

Pacto de "no agresión" contra la Iglesia 

Recientemente, en una entrevista publicada en La Razón, Margarita Robles señala que en el Gobierno la consigna es un pacto de "no agresión" contra la Iglesia. Pero Pedro Sánchez ha anunciado derogar o al menos revisar los acuerdos con la Santa Sede y una nueva ley de libertad de conciencia...¿Qué sabe usted de esto?

Puedo saber poco más que usted y aquello que dice el Derecho Internacional. Si tiramos de hemeroteca es verdad que cuando era aspirante a la Secretaría General del PSOE, el hoy presidente de Gobierno propuso en 2014 derogar, lo que se denominó “concordato”, y que sin embargo no aparecía en el Programa Electoral de 2019 e incluso parece ser que, en contestación a una pregunta en el Senado, el propio ejecutivo del Presidente respondió este enero que los Acuerdos tienen el carácter de convenios internacionales lo que significa que su modificación deberá ajustarse a lo dispuesto en el Derecho Internacional. 

Sánchez añade que forman parte de nuestro Ordenamiento jurídico y mantienen su vigencia de manera que los poderes públicos están obligados a cumplirlos e interpretarlos conforme a la Constitución, de igual forma que el resto del Ordenamiento. La única posibilidad, reconoce el Gobierno, es desarrollarlos o modificarlos a través de comisiones mixtas para mantenerlos actualizados. Es decir, en ningún momento se contempla su derogación, como reconoce el Gobierno.

Buena relación con el ex Jemad de Podemos 

Me consta que mantenía una buena relación con Julio Rodríguez, ex JEMAD (Jefe del Estado Mayor de Defensa) amigo de Pablo Iglesias y en las listas de Podemos. ¿Cómo se compagina esta relación con personas que son abiertamente laicistas, y que quieren "expulsar" al capellán castrense del Ejército?

Mire usted mantengo y he mantenido una buena relación no solo con los ministros, como he señalado, también es así con los Jefes de Estado Mayor de la Defensa y de los Ejércitos. Una reciprocidad que va mas allá́ de lo personal, una reciprocidad de quien con conciencia democrática y pastoral busca lo mejor para los militares, guardias civiles y policías. Sabiendo precisamente que no es un privilegio si no un deber estatal y eclesial garantizar y posibilitar la vivencia de la religión en la milicia. Así́ lo he entendido yo y lo han entendido ellos.

Me consta que José́ Julio Rodríguez nunca generó problemática alguna con nosotros, es más, fue en el tiempo de la ministra Carme Chacón, y con él como JEMAD, cuando se emana la mayor clarificación normativa del capellán, la Orden Ministerial 84/2011 de 18 de noviembre. Tanto en las relaciones personales como institucionales fue estrictamente respetuoso y de un trato exquisito. 

El senador por Compromis, Carles Mulet, es uno de los políticos más activos "contra" la Iglesia católica. Una buena parte de sus preguntas parlamentarias se orientan a arremeter contra la Iglesia pidiendo auditorias o que cese la financiación a una organización privada tan rica. ¿Qué le contestaría?  

La respuesta la ha dado la Conferencian Episcopal Española. No se puede ser más claro y transparente. Le diría por tanto que leyese, sin prejuicios anticatólicos, con buen corazón y buscando el bien común, la Memoria Anual de Actividades de la Iglesia Católica en España recientemente presentada. 

El Ejército ante la crisis del coronavirus 

En este tiempo de crisis debido a la pandemia, la sociedad española ha sido consciente del papel tan humanitario del Ejercito y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.¿Qué es lo que más ha admirado del Ejercito y de los capellanes en este tiempo de pandemia?

Si tengo que resumir brevemente la labor de los capellanes en el Estado de Alarma solo puedo hacerlo diciendo que como siempre tratan de ser el rostro de Cristo en el seno de nuestras Fuerzas Armadas y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, no hay mejor resumen. Han permanecido todos en sus puestos y han estado allí donde les han necesitado, orando por los afectados del Coronavirus y ofreciendo la misa en sufragio por los fallecidos.

El capellán castrense se caracteriza por “a tiempo y a destiempo” estar con los suyos con independencia de la fe que profesan. Ellos representan “un plus de humanidad” en la estructura militar. Esta noticia publicada en la web del arzobispado es muy ilustrativa. Si tengo que expresar lo que más admiro de nuestros ejércitos me quedo sin palabras. Ellos han sido ese rostro samaritano y solidario por allá donde han pasado, se han jugado la salud por “salvar vidas” de tantos españoles. A ellos, junto a otros colectivos, nuestro agradecimiento.

En la Comisión de Comunicadores Sociales 

Acaba de ser nombrado presidente de la Comisión de Comunicaciones Sociales de la Conferencia Episcopal. ¿Piensa que los obispos deben asumir críticas? ¿Cómo informar verazmente, alejados del rumor?

¿Y qué es la verdad? Le preguntó Pilatos a Cristo. Cristo es “la Verdad, el Camino y la Vida”. El periodista, no solo el comunicador católico, tiene el deber de informar y de hacerlo con veracidad, no solo con verdad. Es decir, informar tratando de que su información comunique la verdad libre de todo sesgo o intención mal intencionada.

Hay una verdad amable que salva a las personas y una verdad insidiosa que puede dirigirse a crispar la cuestión que se narra y provocar la confrontación en vez del perdón. Esa verdad de la noticia según como se cuente puede también salvar o condenar no solo al afectado si no al propio periodista. En esta línea se expresaba el Papa Francisco en la Jornada Mundial de la Comunicaciones de este año: “A menudo, en los telares de la comunicación, en lugar de relatos constructivos, que son un aglutinante de los lazos sociales y del tejido cultural, se fabrican historias destructivas y provocadoras, que desgastan y rompen los hilos frágiles de la convivencia”. Y sí, creo que los obispos debemos asumir las críticas. 

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?