Católicos

La Universidad San Dámaso explica en un vídeo la importancia de san Agustín en la liturgia

Con motivo de las festividades de santa Mónica y san Agustín, sacerdotes recuerdan en sus redes que Dios siempre escucha la oración de las madres por sus hijos

San Agustín de Hipona.
photo_camera San Agustín de Hipona.

Con motivo de la fiesta de santa Mónica que la Iglesia celebró ayer, 27 de agosto, y de su hijo san Agustín, que se celebra hoy 28 de agosto, diferentes entidades de la Iglesia han elaborado informaciones para explicar la importancia de estos dos santos en la vida de los católicos. 

La importancia de San Agustín 

¿Por qué es tan importante San Agustín en la Iglesia? El sacerdote José Manuel Sierra, del Departamento de Liturgia de la Universidad Eclesiástica de San Dámaso de Madrid, responde a esta pregunta y a otras en este vídeo: 

"San Agustín es uno de los padres de la Iglesia de Occidente. Su papel en su tiempo y después, a lo largo de toda la historia de la Iglesia, es fundamental por las enseñanzas y por la influencia que ha tenido a lo largo de los siglos". 

Otra de las preguntas que le formulan es la relación entre San Agustín y la liturgia, a lo que el experto responde que San Agustín, como sacerdote primero y obispo después, no escribió un tratado específico sobre la liturgia, pero sí que tiene obras dedicadas a los sacramentos, al bautismo, a la eucaristía, y es el primero que de una forma más completa, "nos ofrece una descripción de lo que es un sacramento en general". 

Respecto a lo que aporta San Agustín en sus sermones y en sus enseñanzas, el P. Sierra explica que sus sermones nos van introduciendo en el misterio de Dios que celebramos en la liturgia. Él es llamado así doctor de la Gracia porque subraya, frente a los pelagianos, la acción de la Gracia de Dios. 

El P. Sierra también recuerda que años más tarde, Santo Tomás, al autor que más cita es a San Agustín. 

Por su parte, el canal Desde la Fe, en la sección "Pregúntale al Padre", el sacerdote Victor Jiménez, explica por qué una oración como la de santa Mónica, madre de san Agustín, es escuchada por Dios con prontitud. 

"Dios asiste de manera especial a los padres para que ayuden a sus hijos a alcanzar la plenitud de la vida cristiana. Dios es su compañero en esta tarea que es, en el fondo, presencia suya real y verdadera para con los hijos, por eso Dios es el aliado primero de los matrimonios y de los padres y madres, porque no podrían realizar tan importante tarea sin la ayuda de la gracia", señala. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?