Opinión

Lo que dicen del Papa

Éxito del genial cambio en la agenda de relación con los medios. La rueda de prensa del vuelo de regreso ha permitido no romper con la dinámica de la JMJ y hacer una transición a una realidad menos parecida a la del monte Tabor de la playa de Copacabana.

De las declaraciones del Papa, más allá de lo coyuntural, nos encontramos con la reafirmación de la doctrina clásica, por ejemplo sobre el sacerdocio reservado a los hombres y la novedad del estudio del caso de la comunión de los divorciados católicos y vueltos a casar. Pero no olvidemos, por lo que ha dicho el Papa en el avión, lo que el 30 de noviembre de 2011 publicara el "L´Osservatore Romano": un ensayo de Joseph Ratzinger de 1998, enriquecido con una nota con las palabras pronunciadas por Benedicto XVI sobre este tema al clero de la diócesis de Aosta, el 25 de julio de 2005. Lo demás se acerca al sensacionalismo mediático. Y esperemos al Sínodo de los Obispos.

Uno de los debates se ha centrado en si la dimensión de espectáculo de esta JMJ pertenece a la idiosincrasia del lugar, que encomendó la organización de los grandes eventos a empresas especializadas en estas materias, o era un acompasamiento buscado que se entrelaza con la dimensión espiritual, de interpelación personal, de incitación, de los textos del Papa Francisco.

Los discursos de más densidad son, sin duda, el pronunciado ante la Conferencia Episcopal Brasileña, 27 de julio, y ante el comité de coordinación de los obispos del CELAM, 28 de julio. Una lectura del contexto del emisor ofrece la impresión de que el Papa Francisco es muy consciente de la misión que ha recibido del Espíritu Santo y que la reforma interior de la Iglesia, y de la vida cristiana, debe comenzar "en la cabeza" para llegar a los miembros. Es decir, en los obispos. Del segundo discurso, no convendría olvidar estos párrafos, que bien pueden servir de encendido debate teológico:

"La propuesta gnóstica. Suele darse en grupos de élites con una propuesta de espiritualidad superior, bastante desencarnada, que termina por desembarcar en posturas pastorales de 'quaestiones disputatae'. Fue la primera desviación de la comunidad primitiva y reaparece, a lo largo de la historia de la Iglesia, en ediciones corregidas y renovadas. Vulgarmente se los denomina 'católicos ilustrados' (por ser actualmente herederos de la Ilustración)".

"La propuesta pelagiana. Aparece fundamentalmente bajo la forma de restauracionismo. Ante los males de la Iglesia se busca una solución sólo en la disciplina, en la restauración de conductas y formas superadas que, incluso culturalmente, no tienen capacidad significativa. En América Latina suele darse en pequeños grupos, en algunas nuevas Congregaciones Religiosas, en tendencias exageradas a la 'seguridad' doctrinal o disciplinaria. Fundamentalmente es estática, si bien puede prometerse una dinámica hacia adentro: involuciona. Busca 'recuperar' el pasado perdido".

La fórmula JMJ está confirmada, incluso ha entrado en otra nueva dimensión con la fuerza especial, el vigor y el carisma del Papa Francisco, que está ligado a un "franciscanismo" que ya ha aparecido explícitamente en mixtura con la espiritualidad de la Madre Teresa de Calcuta y de Juan Pablo II.

José Francisco Serrano Oceja

jfsoc@ono.com

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable