Imprimir

Cardenal Ouellet afirma que los seminarios necesitan mujeres involucradas en la formación

RC | 12 de mayo de 2020

Cardenal Marc Ouellet.  (Vatican Media)
Cardenal Marc Ouellet. (Vatican Media)

El cardenal canadiense Marc Oullet, uno de los purpurados que recientemente ha salido en defensa del celibato sacerdotal, ha apoyado la participación de más mujeres en los seminarios para que se ocupen de la formación sacerdotal. 

Varias teólogas que enseñan en seminarios católicos han aplaudido al cardenal canadiense Ouellet, argumentó en una entrevista reciente que para fomentar una relación sana entre los sexos, más mujeres deberían participar en la formación sacerdotal.

"Cuando las mujeres no están presentes en roles influyentes dentro de todas las áreas de la formación de seminaristas, es decir, en la formación humana (personal / psicológica), intelectual, espiritual y pastoral, los seminaristas corren el riesgo de obtener una visión distorsionada de las mujeres", afirma la escritora y oradora Dawn Eden Goldstein a al digital católico Crux, según recoge Ángelus, el portal de la archidiócesis de Los Ángeles. 

Goldstein dijo que está "totalmente" de acuerdo con Ouellet, prefecto de la Congregación para los Obispos del Vaticano, quien en su entrevista señaló que a menudo, "hay inquietud (entre hombres y mujeres) porque hay miedo ... más por parte de los hombres hacia mujeres que mujeres hacia hombres ", y que para muchos sacerdotes y seminaristas," ¡las mujeres representan peligro!"

Relación equilibrada con las mujeres 

En la  entrevista, publicada en la edición de mayo del inserto mensual de mujeres del periódico Vaticano, "Mujeres, Iglesia, Mundo", Ouellet enfatizó que el peligro real "son los hombres que no tienen una relación equilibrada con las mujeres".

"Esto es lo que debemos cambiar radicalmente", dijo, insistiendo en que los frecuentes intercambios con mujeres ayudan a los seminaristas a interactuar con ellas de forma natural y "a enfrentar los desafíos representados por la presencia de mujeres".

Ouellet presionó para que se incluyera a más mujeres en puestos de enseñanza, liderazgo y gobierno en las instituciones católicas, e hizo la audaz afirmación de que, dada la sensibilidad y las habilidades intuitivas de las mujeres, si hubieran estado más involucradas en la formación sacerdotal todo el tiempo, el abuso sexual clerical de la Iglesia, podría haberse evitado, al menos en parte.

Ambiente exclusivamente masculino 

Crux  habló con varias mujeres que actualmente enseñan o que han enseñado en seminarios en los Estados Unidos y Europa, las cuales expresaron su acuerdo al tiempo que ofrecieron sus propias ideas.

La autora y oradora Mary Healy, profesora de escritura sagrada en el Seminario Mayor del Sagrado Corazón en Detroit, considera que el punto de Ouellet es "absolutamente correcto", porque el ministerio de los sacerdotes es atender también a las mujeres. 

Healy es presidente de la comisión teológica del Servicio Internacional de Renovación Carismática (CHARIS) en Roma, supervisado por el Consejo Pontificio para los Laicos, la Familia y la Vida. También es miembro del Consejo Pontificio para la Promoción de la unidad de los cristianos y de los católicos pentecostales. En 2014, estuvo entre las tres primeras mujeres nombradas para servir en la Pontificia Comisión Bíblica.

En declaraciones a Crux, Healy señaló que "muchos seminaristas están aislados durante sus años de formación en un ambiente exclusivamente masculino donde tienen pocas oportunidades de aprender a relacionarse con las mujeres de manera saludable".

Cultura del clericalismo 

Llamando a esto "un gran error", dijo que este aislamiento "puede contribuir a una cultura de clericalismo".

"Muchos hombres jóvenes han crecido en hogares rotos o han experimentado otras formas de angustia familiar, además de las influencias perniciosas de nuestra cultura, todo lo cual puede conducir a opiniones distorsionadas de las mujeres", dijo. 

"La presencia de mujeres espiritualmente maduras, llenas de fe, en puestos de autoridad es importante para ayudar a los hombres jóvenes a madurar en su masculinidad y prevenir el desarrollo de actitudes clericalistas".

Ver a las mujeres con igual dignidad 

Por su parte, Melanie Barrett, presidenta y profesora del Departamento de Teología Moral en el Seminario Mundelein en Illinois desde 2004, dijo que esto no es exclusivo de la Iglesia sino un desafío "civilizado, como el movimiento #MeToo claramente ha demostrado".

La atracción física natural de los hombres hacia las mujeres debe ordenarse correctamente, de modo que los hombres traten habitualmente a las mujeres con el respeto que se les debe como sujetos humanos, en lugar de ser simples objetos de lujuria. Para tener tanto poder, los intelectos de los hombres deben formarse adecuadamente, para ver a las mujeres como iguales en dignidad, y deben cultivar la virtud de la castidad ", dijo, insistiendo en que, en contra de la opinión popular, la castidad no implica" reprimir "los deseos naturales, pero integrándolos en una masculinidad madura". 

Evitar a las mujeres por completo no ayudará a un hombre a cultivar la castidad; permanecerá atrapado en la inmadurez afectiva y, por lo tanto, no podrá colaborar fructíferamente con las mujeres en el lugar de trabajo ", ya sea una oficina corporativa o un apoyo en la parroquia y será" incapaz de atender las necesidades espirituales de las mujeres ". 

Tanto Healy como Barrett destacaron las contribuciones que sus propios seminarios están haciendo para proporcionar interacciones saludables con las mujeres, muchas de las cuales sirven como miembros de la facultad a tiempo completo.

Healy dijo que también cree que la presencia de alumnas en algunas clases que los seminaristas "es importante para enseñar a los seminaristas a valorar los dones de las mujeres y relacionarse con ellas de una manera natural". 

Sensibilidad intuitiva 

Healy argumentó que las mujeres son particularmente necesarias en la formación humana porque tienen "una sensibilidad intuitiva a cómo un hombre se relaciona con los demás y cuán cómodo se siente consigo mismo". Pueden notar rasgos de carácter o debilidades de personalidad que podrían conducir a problemas en el futuro”.

“Las mujeres pueden estar particularmente alertas al bienestar físico y emocional de un seminarista y ayudar a asegurar que tenga el apoyo adecuado", concluyó. 

 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección https://religion.elconfidencialdigital.com/articulo/mundo/mas-mujeres-seminarios/20200511233128030064.html


© 2020 Religión Confidencial

Copyright © 2018 Todos los derechos reservados. Esta información es para el uso exclusivo de los lectores de Religión Confidencial. No está autorizada su difusión ni citando la fuente. Publicaciones Confidenciales. C/Naranjo 3, 1º Dcha 28039 Madrid T 91 445 96 97