De Libros

Defensa del celibato en el ministerio sacerdotal

El libro del del prefecto de la Congregación de los Obispos, Marc Ouellet está destinado a la formación doctrinal y espiritual de sacerdotes y seminaristas

Cardenal Marc Ouellet.  (Vatican Media)
photo_cameraCardenal Marc Ouellet. (Vatican Media)

Sacerdotes, amigos del esposo.
Cardenal Marc Ouellet
Encuentro, 233 páginas.

Aunque los lectores han tenido noticia de la existencia de este libro por las noticias sobre su larga introducción, en la que envía no pocos mensajes al Sínodo de la Amazonía que se está celebrando en estos momentos, este trabajo del cardenal prefecto de la Congregación de los Obispos, Marc Ouellet, tiene una serie de valores añadidos que le convierten en un interesante texto destinado a la
formación doctrinal y espiritual de sacerdotes y seminaristas.

El volumen está construido sobre una serie de conferencias y meditaciones que el cardenal Ouellet ha pronunciado, en diversos lugares, durante estos últimos años. Se podría decir que estos textos sintetizan el magisterio pontificio de san Juan Pablo II, de Benedicto XVI y del Papa Francisco en continuidad de propuestas, anclados en lo que dijo el Vaticano II sobre el ministerio del sacerdote, y en una parte central, sobre el ministerio del obispo.

Capitulo clave 

Pero la clave de este libro, que arranca con un capítulo pudiéramos denominar marco, de gran calado teológico, sobre la relación entre el sacerdocio de Jesucristo y el sacerdocio en la Iglesia, tiene un valor añadido, el realismo. El cardenal Ouellet conoce de primera mano cuál es la situación del sacerdocio y del episcopado y por eso sus reflexiones son también una respuesta a este momento sacerdotal.

Y no solo lo escrito está referido a la cuestión del celibato, que es una línea de continuidad que está presente en toda la primera parte del libro. De hecho son significativas algunas de sus afirmaciones que se pueden reflejar a modo de síntesis de las causas de la crisis sacerdotal y de los remedios para abordar esa crisis.

Crisis del celibato 

Por ejemplo, “la crisis actual del celibato no es, por tanto, solo una crisis moral y espiritual, sino también una crisis de naturaleza antropológica. Proviene fundamentalmente de una pérdida del sentido de la nupcialidad y fecundidad y, al mismo tiempo, del eclipse de Dios en la cultura”.

Respecto a la cuestión del celibato en la historia, sirva aquí la conclusión de A. M. Stickler en su estudio sobre el celibato en la Edad Media: “A pesar de las presiones a menudo ejercidas en el mismo seno de la Iglesia, esta jamás ha cuestionado el fundamento y las aplicaciones de la ley del celibato, y jamás ha permitido desviarse de ella por lo esencial: jamás se toleró el matrimonio después de haber recibido las órdenes mayores; a los candidatos ya casados se les prohibió, después de la ordenación, que continuasen la vida conyugal. A lo largo de los siglos la disciplina se volvió incluso más severa. Se proclamó la nulidad del matrimonio que algunos clérigos mayores habrían pretendido contraer; y la Iglesia se mostró cada vez menos favorable a la ordenación de hombres casados”.

La percepción que ofrece la lectura de este libro es que si quitamos una ficha de la arquitectura del sacerdocio ministerial en la Iglesia, se tambalea todo el edificio sacramental y eclesiológico. Los múltiples aspectos que están presentes en la conformación de una comprensión sacramental están más unidos entre sí de lo que parece.

Carencia de vocaciones 

El libro también aborda otras cuestiones, como puede ser la de las causa de la carencia de vocaciones en determinadas regiones del mundo o la figura del obispo. La idea del cardenal Ouellet es clara sobre la primera cuestión. Siguen siendo muy actuales las palabras de san Pablo VI: “La causa de la disminución de las vocaciones sacerdotales hay que buscarla en otra parte, principalmente, por ejemplo, en la pérdida o atenuación del sentido de Dios y de lo sagrado en los individuos y en las familias, de la estima de la Iglesia como institución salvadora mediante la fe y los sacramentos; por lo cual, el problema hay que estudiarlo en su verdadera raíz”.

Por cierto, preciosas páginas finales sobre la Virgen María y el sacerdocio, y sobre el santo cura de Ars.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes