Solidaridad

Cáritas y Amancio Ortega

Amancio Ortega ha supervisado los requisitos que Cáritas ha impuesto los destinatarios de su donativo

No todas las parroquias han recibido el mismo porcentaje para repartir entre los más necesitados

Los veinte millones que el fundador de Inditex donó a Cáritas fueron entregados para que la ONG católica los usara como juzgara conveniente. Solo impuso los criterios de que se dedicasen de forma especial y directa a las personas.


Los criterios que ha utilizado Cáritas para repartir estos beneficios han sido el racionamiento y la selección de las parroquias más necesitadas. (fases) Según ha podido saber Religión Confidencial, Amancio Ortega solo insistió en que el dinero donado repercutiese en las personas y no en deudas de vivienda. Para el resto de decisiones el millonario confió en el criterio de Cáritas. Uno los criterios ha sido el racionamiento. El dinero se ha repartido en varias fases con el fin de aprovecharlo lo más posible y para ir comprobando cuál es la mejor aplicación y la más rentable para los receptores de las ayudas.

Cuando Cáritas se encontró un día con el 8 por ciento de lo que suele recaudar al año lo primero que hizo fue un estudio para ver cómo invertía este dinero. Se pensó en la necesidad de cada lugar. Cada parroquia, dependiendo de la situación de pobreza y de los casos problemáticos recibe una cantidad limitada que debe justificar cada vez que gasta. Además, hay un porcentaje de la ayuda para casos especiales. Si una parroquia necesita más de lo que se le ha dado para casos concretos debe presentar a la Vicaría la situación de esa persona o familia. Si se considera de suficiente urgencia se recurre a esta cantidad “extra” que ya no se reparte por parroquias sino a personas concretas.

Este modo de proceder, según explican voluntarios a Religión Confidencial, es el que suele aplicarse en todos los procedimientos de ayuda de Cáritas. La Vicaría dispone de un dinero que reparte por parroquias pero también contempla casos especiales que se salen de ese presupuesto inicial. “Lo único que cambia es que se tienen en cuenta las preferencias del donante en cuestión y que como él ha pedido que se le envíen los documentos se procede de esta manera”, explica un voluntario.

Otra voluntaria cuenta que hay parroquias que subsisten por sí solas y pueden abastecer las necesidades de su territorio parroquial. “Algunas, por su situación, recogen suficiente dinero con las colectas y las donaciones”, explica ella. Por ejemplo, en Madrid, las  Vicarías más necesitadas corresponden a la zona sur y suroeste, las vicarías V y IV respectivamente. Las parroquias que subsisten por sí solas no han recibido esta ayuda de la donación de Amacio Ortega.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?