Religión Confidencial

El cardenal Cañizares no asistió al acto en el que se le entregaba el Premio Scaiacca de la cultura

El cardenal Cañizares, que inaguró la semana pasada el año académico de la UCAM, no pudo asistir por compromisos previos, pero envió una carta de agradecimiento.

Este sábado se celebró la entrega de galardones de la décima edición del premio internacional Giuseppe Sciacca. El acto tuvo lugar en la Universidad Urbaniana de Roma y premió al cardenal Antonio Cañizares y al presidente fundador de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM), José Luis Mendoza, por su aportación a la Cultura.

El cardenal Cañizares, que inaguró la semana pasada el año académico de la UCAM, no pudo asistir por compromisos previos, pero envió una carta de agradecimiento. Quien sí estuvo presente acompañado por gran parte de su familia fue José Luis Mendoza que recibió el premio de la mano del presidente honorífico, el cardenal Darío Castrillón Hoyos.

El cardenal Castrilló dijo que el espíritu de este galardón es "premiar a personas que sirven al mundo desde los principios cristianos, especialmente aquellos que llevan este servicio hasta el sacrificio" y reconocer a quienes "forman jóvenes para que sigan ese camino"

José Luis Mendoza recibió junto al galardón, un cuadro de la pintora siciliana Carmen Arena. Mendoza dijo que como español es un honor recibir este premio en la ciudad de Roma. Además consideró que el premio era "un regalo para la Universidad de Murcia que busca evangelizar el mundo de la cultura como decía el Beato Papa Juan Pablo II"

Para Mendoza, la educación de los jóvenes es una manera eficaz de llevar a cabo la nueva evangelización. Dice que uno de sus objetivos es "invitar continuamente a los jóvenes a que conozcan el amor de Cristo en la universidad" que no sean sólo buenos profesionales sino que descubran el amor de Dios que es quien "da vida al hombre y sentido a la vida". Mendoza sueña con impulsar una universidad católica en Roma y otra en Londres.

Este premio internacional lleva el nombre de Giuseppe Sciacca, joven estudiante de Arquitectura que murió a los 26 años en la fiesta de la Virgen del "Divino Amore". Durante las celebraciones saltó en paracaídas cerca del santuario, pero no se abrió. Quienes le conocían dicen que era una persona muy generosa y con grandes valores, por eso ha sido de inspiración para los organizadores que busca premiar y ofrecer ejemplos a las nuevas generaciones.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?