Otras Religiones

Los anglicanos españoles no quieren religión confesional en las escuelas

La Iglesia Anglicana española, oficialmente registrada como Iglesia Española Reformada Episcopal (IERE), ha declarado en una nota de prensa publicada por su gabinete de comunicación cuál es su posición acerca de la enseñanza de la religión en la escuela pública. Se manifiesta a favor de que la materia sea opcional, sin matiz confesional y situada fuera de la franja en que compite con alternativas relacionadas con asignaturas troncales. Si no se aprobase una nueva ley, se contentan con que se mantengan los acuerdos de 1992 de la FEREDE (Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España) con el Estado.

Uno de los temas importantes de la nueva ley educativa que está preparando el Gobierno radica en la asignatura de Religión. Su valoración extracurricular y la situación laboral de sus docentes generaron muchas protestas y parece que el ministro de Educación optará por darle la vuelta a la última norma. Casi todas las posiciones tienen sus partidarios y detractores y van de un extremo a otro: desde las que apuestan por sacar a la religión de la escuela como las que buscan revalorizarla y dar una formación necesaria en ese ámbito.

Las minorías religiosas también prestan atención al desarrollo de los acontecimientos. Judíos, musulmanes y protestantes firmaron acuerdos con el Estado por los que se regula la enseñanza de sus creencias. En el último caso, el sistema recogido en el documento aprobado en 1992 acerca de "impartir Educación Religiosa Evangélica en franja horaria compartida con opciones confesionales católico-romana, musulmana o judía" se considera "plenamente válido" por parte de la IERE -Iglesia Episcopal Reformada Española-.

De todos modos, los anglicanos españoles mantienen premisas claras que expondrán al Gobierno: piensan que el acompañamiento religioso durante la niñez y la adolescencia lo cubren la comunidad de fe y la familia, que "la escuela debería reflejar la diversidad y mostrar a los niños y adolescentes la pluralidad religiosa y el valor del diálogo para construir un mundo mejor" y por ello se muestran partidarios de que la asignatura trate sobre el hecho religioso, se aleje de cualquier confesionalidad y haya de escogerse por el alumnado, ya que confrontarla con otras alternativas asociadas a materias troncales ha traído efectos negativos sobre su estudio.

Atendiendo a la vertiente sociopolítica siempre presente entre las iglesias reformadas, el comunicado finaliza con un rechazo a "revertir este marco de consenso o de establecer discriminaciones injustas que ni siquiera se corresponden con la realidad social y religiosa de la España de hoy".

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?